Podemos rechaza el preámbulo de PNV y Bildu para el nuevo Estatuto

La formación morada presentará un voto particular en la próxima ponencia de autogobierno

BilbaoActualizado:

Elkarrekin Podemos ha dejado de formar parte de la negociación a tres bandas que inició la semana pasada con EH Bildu y PNV para redactar el preámbulo del nuevo Estatuto vasco. Una decisión que, según explicaron ayer fuentes de la formación morada, es consecuencia del marcado carácter «soberanista» de la propuesta de sus interlocutores, la cual se aleja de sus pretensiones de índole social. De esta forma, el grupo de Lander Martínez emitirá en la ponencia de autogobierno del próximo miércoles un voto particular en el que reflejará sus propios planteamientos.

No se trata de un desenlace dramático, dadas las reservas que el partido morado mantenía respecto a la propuesta del PNV. De hecho, Elkarrekin Podemos tildó de «maximalistas» las aspiraciones del grupo nacionalista, que en su documento plasmó la necesidad de que el preámbulo haga referencia a la existencia de una «Euskal Herria» conformada por siete territorios, incluidos Navarra y el País Vasco francés. Un planteamiento que el propio PSE, su socio en el Gobierno vasco, consideró cercano al que en su día defendió el exlendakari Juan José Ibarretxe.

Finalmente, las diferencias entre Podemos y el resto de las partes han terminado por imposibilitar cualquier posibilidad de alcanzar un acuerdo «transversal». Según pudo saber ABC, los de Lander Martínez informaron ayer a PNV y EH Bildu de que presentarán un voto particular en la próxima ponencia de autogobierno, la cual se celebrará este miércoles en la Cámara autonómica. El objetivo ahora es el de impulsar una propuesta centrada en el blindaje de los derechos sociales de la ciudadanía y la igualdad entre sexos.

Una decisión «grave»

El rechazo de Podemos deja en la estacada a PNV y EH Bildu, que ayer consideró que sería «grave» que el grupo de Martínez se alinease con los partidos constitucionalistas. Según informó Efe, la coalición soberanista hizo hincapié en que el acuerdo que las tres formaciones comenzaron a gestar el pasado miércoles supuso «un ejercicio de responsabilidad», pues todas las partes «cedieron para hacer posible el consenso». En este sentido, aseveraron que no existen «motivos ni de forma ni de fondo» para que, «en menos de 48 horas», el partido morado «haya dado por roto el consenso».