Paliza salvaje en la M-30

Ocho personas de una familia golpean y roban a otra tras un pique de tráfico

MADRID Actualizado:

Domingo, 18 de septiembre, 20.30 de la tarde. El Citroën Xsara en el que circula por la M-30 el magrebí Amin con un primo y otro familiar está a punto de colisionar por culpa de otros dos vehículos. La manera temeraria de conducir de la familia Gabarre casi provoca un accidente a los tres marroquíes. Sin embargo, los ocho ocupantes de los dos turismos atacantes (seis en uno y dos en el otro), lejos de pedir perdón, no dudan en arremeter contra el coche de Amin, al que lanzan incluso botellas de cristal.

Ya dentro del túnel, a la altura de la salida de Plaza de España, los españoles realizan una nueva maniobra peligrosa y cortan el paso a los marroquíes. La agresividad del encontronazo es tal, que uno de los Gabarre mete las manos en el Xsara, manipula el volante para que se dé contra la pared y para el motor.

Lo que vino luego fue un brutal ataque. Siete del clan Gabarre la emprendieron a patadas contra Amin y su primo. Destrozaron la puerta y la luna del copiloto, además de rajar la rueda delantera izquierda. A Amin y su primo les dieron una paliza casi de muerte en dos minutos. Acabaron con heridas por puntapiés en la cabeza y los dientes rotos. Pero lo peor fue la puñalada que le dieron a Amin en los riñones.

No contentos con ello, además les robaron todo lo que portaban: 1.600 euros, la documentación, un reproductor de música, los teléfonos móviles y un anillo de oro. Luego, huyeron.

La Policía Nacional localizó al propietario de uno de los dos coches atacantes. Ese día, dijo, se lo había prestado a un primo, que fue detenido. Luego, otros cuatro del clan, entre ellos dos menores, se fueron entregando en la comisaría de Arganzuela. Culparon a Amin del pique.