Turistas en Madrid
Turistas en Madrid - CHEMA BARROSO

Los usuarios de pisos turísticos, obligados por ley a ser cívicos

La Comunidad ha abierto desde 2014 un total de 259 denuncias contra estas viviendas, de las que sólo 6 han acabado en sanción

MADRIDActualizado:

El decreto de la Comunidad de Madrid que regula los pisos turísticos ha entrado en su última fase de tramitación, con el inicio de la fase de información pública, que se prolongará hasta el 12 de enero. El texto recoge por primera vez la obligación del usuario de pisos turísticos de comportarse de manera cívica, bajo riesgo de ser expulsado en caso contrario.

El decreto, de la consejería de Cultura, Turismo y Deportes que dirige Jaime de los Santos, modifica el anterior, de 2014. Desde entonces, se han cursado 259 denuncias contra alguna de estas viviendas, de las que sólo 6 han terminado en sanción, ha explicado el consejero esta mañana en los pasillos de la Asamblea madrileña.

Varias sentencias judiciales han obligado a su modificación. En el actual, además, se ha tenido en cuenta la resolución del Parlamento Europeo de este verano en la que se insta a dar seguridad jurídica a la economía colaborativa y a «no considerarla una amenaza para la economía tradicional», de manera que se contribuya a «facilitar y promover en vez de a restringir».

Siguiendo esta filosofía, el decreto regional de pisos turísticos fija la creación de un Certificado de Idoneidad para estas viviendas, que garantice que cumple con unos parámetros como tener calefacción, agua fría y caliente, una ventilación directa al exterior, extintor manual, señalización de emergencia y un plano de evacuación.

Régimen sancionador

Como empresas turísticasAdemás, se podrán contratar estos pisos por menos de 5 días, y se hace desaparecer la exigencia de un plazo mínimo de tres meses para el ejercicio de esta actividad turística. El decreto permite que los pisos se alquilen por habitaciones, y considera las plataformas que ofertan estos alojamientos como empresas turísticas, por lo que quedan sujetas a su régimen sancionador.

Los propietarios deberán informar a la Policía sobre la identidad de quienes se alojen en los pisos. Y, por primera vez, se aborda la obligación de los usuarios de no desmadrarse: deben cumplir las reglas básicas de convivencia y, si no lo hacen, podrán ser expulsados. También recoge que las comunidades de propietarios podrán vetar la implantación de pisos turísticos en su bloque.

En el primer trámite de consulta pública a que fue sometido el decreto, se recibieron «numerosos comentarios», pero no se encontró «base legal suficiente» por lo que no se tomó en consideración «ninguno de ellos», reza la memoria del decreto.