Salvador Victoria, ex presidente del Canal de Isabel II entre 2013 y 2015
Salvador Victoria, ex presidente del Canal de Isabel II entre 2013 y 2015 - EFE

Salvador Victoria, ex presidente del Canal: «No conocí ninguna operación en Iberoamérica»

El máximo responsable de la sociedad pública de agua asegura que no tenía información ni competencias sobre las compras o ventas en ese continente

MADRIDActualizado:

Salvador Victoria no tenía responsabilidad, ni competencia, ni conocimiento ni información sobre las operaciones que Canal Extensia realizó en Iberoamérica. Eso, pese a ser el presidente de Canal de Isabel II desde noviembre de 2012 a junio de 2015. Así lo ha afirmado esta mañana ante la comisión que investiga la corrupción en la Asamblea de Madrid, a la que había sido llamado como compareciente, y de la que se ha marchado sin dar ni una sola respuesta porque, como ha reiterado en repetidas ocasiones, no sabía nada.

Ya había cesado

«No he sido consciente» de la compra de Emissao -una de las empresas adquiridas supuestamente por una cantidad por encima de su valor y luego vendidas con pérdidas, según se investiga en el caso Lezo- «hasta que no ha salido en los medios de comunicación», ha asegurado, y se ha escudado en la respuesta del portavoz del PP, Enrique Ossorio, que ha intervenido antes que él ante la comisión de investigación de la Asamblea para asegurar que el primer aviso de que algo no iba bien en esa compra lo tuvo en julio de 2015. «Yo cesé en junio de 2015, y como ha dicho Ossorio, la primera luz roja se enciende en julio de ese año; ya no estaba allí», ha justificado Victoria.

Ante las preguntas de César Zafra (Ciudadanos), María Espinosa (Podemos) y Mercedes Gallizo (PSOE), sobre cómo podía ignorar lo que ocurría con las empresas adquiridas en Iberoamérica siendo el presidente del Canal y mano derecha de Ignacio González -hoy en la cárcel-, Victoria ha asegurado qeu «la operativa en Iberoamérica no era lo más importante en el Canal: el 80 por ciento del volumen de negocio era en Madrid».

Victoria ha asegurado en varias ocasiones: «No me consta ni me tenía que constar» en relación con la compra de empresas en Iberoamérica

Ha afirmado que «nunca me he reunido con los responsables de Iberoamérica, ni tuve contacto con ellos ni con sus socios locales, ni he viajado a Iberoamérica; he estado al margen», ha insistido. Las insistentes preguntas de la oposición sobre estas cuestiones han chocado contra un auténtico muro argumental: «No me consta ni me tenía que constar», afirmaba una y otra vez Victoria.

Antes que él, ha declarado ante la comisión de corrupción el portavoz popular Enrique Ossorio, que se ha ceñido a un dato: su primera referencia de la situación financiera de Emissao, y de que esta empresa adquirida por Canal Extensia daba pérdidas, la tuvo en julio de 2015; antes, sólo hubo una referencia al tema en diciembre de 2014, pero era «una cifra en una línea de una página de 367 que formaban un informe» y le pasó desapercibida.

La «sorpresa» del caso Lezo

Únicamente reconoció que Canal gestión, otra de las empresas del grupo Canal, debía haber dado cuenta a posteriori de la compra de Emissao al consejo de gobierno, y «probablemente no lo hicieron». Asegura que siempre le dieron «sensación de solvencia» quienes llevaban los asuntos del Canal, y por eso ha sentido «sorpresa» ante el estallido del caso Lezo. «Si los tribunales dijeran que hay responsabilidades, sufriría uan tremenda decepción y un enorme enfado», ha añadido.

Ildefonso de Miguel, llamado también a comparecer este viernes, se ha acogido a su derecho a no declarar. Y el cuarto convocado, JoséManuel Serra Peris, no ha comparecido, ya que había avisado a la presidenta de la Asamblea, Paloma Adrados, por email de su imposibilidad de venir, aunque lo podría hacer en una próxima comisión. Que será ya después del verano: hasta septiembre no se reanudan las sesiones, por obras en la Asamblea madrileña.

Los diputados de la oposición que han intervenido en la toma de declaración a los comparecientes se mostraban molestos al término de la sesión. Miguel Ongil (Podemos), que interrogó a Ossorio, criticó el «no me consta, no lo sé», lo que considera una política de «cubrirse las espaldas unos a otros en el PP». La doble finalidad del día ha sido, a su juicio, «defender a Cifuentes y evitar que haya responsabilidad del consejo de Administración del Canal, que era el propietario de todas las sociedades que tenía por debajo».

Podemos denuncia la «ingeniería societaria» utilizada en el Canal con un sistema de«muñecas rusas para que la responsabilidad no llegue nunca arriba»

Ha denunciado Ongil la «política de ingeniería societaria» que consistía en un sistema de «muñecas rusas para que la responsabilidad no llegue nunca arriba». Sobre las declaraciones, le parece «increíble que diga que un empleados tuviera la idea de comprar una sociedad en Iberoamérica y Victoria y Ossorio no supieran nada de lo que hacía el subordinado en su nombre».

Algo similar planteaba el socialista Juan Lobato, que les acusaba «o bien de falta de responsabilidad, o bien de ocultar una realidad que no han reconocido». Le ha parecido revelador el dato aportado por Ossorio: «Desde 2014 tuvo conociimento de los graves problemas de la empresa Emissao; me pregunto porqué tardó tanto en ponerlo en conocimiento de la Fiscalía».

Para Lobato es increible que «no tuvieran control de las cantidades millonarias que se estaban invirtiendo en Iberoamérica por empresas filiales del Canal de Isabel II, con dinero de todos los madrileños; nos parece una falta absoluta de rigor».

Por su parte, César Zafra (Ciudadanos) ha deducido de las respuestas de los dos responsables populares que «esta ha sido la forma de trabajar del PP durante todos estos años: han sido compañeros, han estado en bautizos y bodas, pero ahora nadie sabe lo que pasaba en el Canal» pese a que era la única empresa que daba beneficios y la auténtica «gallina de los huevos de oro».