Manuela Carmena, ayer, en el acto del entierro de la sardina que puso fin a su problemático carnaval
Manuela Carmena, ayer, en el acto del entierro de la sardina que puso fin a su problemático carnaval - RAFA ALBARRÁN

Rebelión interna contra Carmena

Ediles de Ganemos tachan a la alcaldesa de cobarde por su gestión en la crisis de los titiriteros

MADRIDActualizado:

La gestión de la crisis de los titiriteros está tensando los hilos que unen al Gobierno de Ahora Madrid con sus votantes. El descontento lacera y divide cada día el escenario de Cibeles, donde conviven 20 concejales que provienen, fundamentalmente, de la aleación entre Podemos y Ganemos Madrid. Esta última «candidatura ciudadana», integrada por los díscolos de Izquierda Unida como Mauricio Valiente, Equo e individuos de diferentes movimientos sociales, dio el martes un claro aviso a Manuela Carmena a través de un manifiesto en su página web: «Las Mareas, el movimiento del 15M, las plataformas y movimientos sociales y la ciudadanía decente que auparon a Ahora Madrid al gobierno de la ciudad, contemplan hoy, azorados, cómo el Ayuntamiento se autoinculpa y colabora con una actitud represiva innecesaria».

Ganemos Madrid se muestra disconforme con la interposición de la denuncia a los titiriteros y la posición y las palabras que pronunció la regidora en su comparecencia del pasado lunes para rendir cuentas sobre lo ocurrido. Atacan directamente a la exjuez: «Al éxito de estas maniobras [del PP por alentar la polémica] está contribuyendo la escasa valentía de la alcaldía y de una parte del Ayuntamiento, que se pliega a las demandas de la propaganda mediática, explicando lo ocurrido como errores, por el tipo de público al que se dirigía el espectáculo y por dar cabida a una representación ‘de características inadmisibles y deleznables’, en palabras de la propia alcaldesa».

Bajo el paraguas de Ganemos se identifican ocho de los 20 ediles de Ahora Madrid: la cuestionada Celia Mayer, al frente de Cultura y Deportes; Inés Sabanés, delegada de Medio Ambiente; Mauricio Valiente, presidente del Pleno; Guillermo Zapata, concejal por Villaverde y Fuencarral-El Pardo; Javier Barbero, concejal de Salud y Seguridad; la investigada por lo ocurrido en el carnaval, Montserrat Galcerán, concejal de Tetuán y Moncloa-Aravaca; Pablo Carmona, de Salamanca y Moratalaz, y Yolanda Rodríguez, quien lleva las riendas de los distritos de Hortaleza y Ciudad Lineal.

Advertencia desde Podemos

El núcleo duro de Podemos, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, la propia Ada Colau y otros «alcaldes del cambio» han dado toques de atención a la escisión madrileña a través de las redes sociales y los medios de comunicación desde el viernes pasado, cuando se produjeron las detenciones. Pero Carmena, que siempre ha defendido que no pertenece a ningún partido, mantuvo el pulso en la rueda de prensa del lunes a la par que reconocía las diferencias: «Este Ayuntamiento se sustenta en un equipo de gobierno que no forma parte de un partido político, sino de una candidatura ciudadana en la que hay sintonías variadas y en la que naturalmente la política comunicativa y la posición última del Ayuntamiento es esta que yo os digo».

Ganemos trata de aleccionar a la alcaldesa con avisos continuados en su manifiesto: «Lo mejor de la sociedad madrileña te está echando un cable. No mires hacia otro lado».

Ayer, más de un centenar de personas se concentraron ilegalmente en la plaza de Cibeles para exigir la retirada de los cargos a los dos titiriteros. Algunos de los asistentes portaban marionetas en solidaridad con arrestados y contra Carmena. La protesta partió de los antisistema de los Bukaneros, la Plataforma de Apoyo a Alfon, Madres contra la Represión, la Asamblea Antirrepresiva de Lavapiés, Yesca, Izquierda Castellana y la Coordinadora Antifascista.