Los perros podrán viajar en el Metro de Madrid con correa y bozal y en el último tren

Cristina Cifuentes ha defendido esta medida para equiparar Madrid a otras ciudades europeas como Londres, Lisboa, Bruselas o Berlín

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El metro de Madrid permitirá el acceso de perros siempre que estén identificados y provistos de correa y bozal. Los animales viajarán en el último vagón de cada tren, aunque solo se permitirá uno por viajero. Así lo ha anunciado este martes la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, quien ha defendido esta medida para equiparar la de Madrid a otras redes de metro europeas como Londres, Lisboa, Bruselas o Berlín. También en Barcelona se permite su acceso desde 2014.

El Gobierno prevé aprobar la modificación del reglamento en el Consorcio de Transportes en unos tres meses. El acceso de estos animales será gratuito. Los perros deberán estar identificados correctamente mediante microchip y estar inscritos en el registro municipal.

Hasta la fecha pueden acceder a Metro animales pequeños domésticos que vayan en receptáculos idóneos para el transporte de mascotas y que no resulten peligrosos ni molestos para el resto de viajeros por su forma, volumen, ruido u olor.

Igualmente, se permite la entrada de perros de asistencia personal, como perros guías acompañantes de personas invidentes o con deficiencia visual, perros guías en proceso de adiestramiento acompañados de sus entrenadores, y perros adiestrados para asistencia personal especial.

En todos estos casos, el perro debe de llevar un chaleco o distintivo a la vista de su condición de asistente especial. La propuesta de acceso obligará a una modificación del Reglamento de Viajeros del Ferrocarril Metropolitano de Madrid. Esta deberá ser aprobada mediante Decreto en Consejo de Gobierno y podría estar lista en los próximos tres o cuatro meses.

Mascotas pequeñas y perros guías

En el caso de la EMT, la empresa municipal permite viajar a los usuarios con pequeñas mascotas domésticas en su correspondiente transportín o a perros guías de personas invidentes debidamente identificados con su placa, sin restricción de horario.