Carmena saluda cariñosamente a Errejón en el último acto del 2 de mayo en la Real Casa de Correos - JAIME GARCÍA | Vídeo: ATLAS

Madrid, capital de las falsas primarias

Los aparatos de los partidos imponen a sus candidatos favoritos en las elecciones internas. Los expertos advierten de que el sistema está viciado

MadridActualizado:

El PSOE y los partidos emergentes como Podemos, Más Madrid, Ciudadanos y Vox celebran en Madrid elecciones internas para elegir a sus candidatos regionales y municipales. El Partido Popular es el único cuyo secretario general los designa sin someterlo al escrutinio de las bases. La marca «primarias» se utiliza por algunas siglas de propaganda para reflejar que parten de un sistema más democrático que otro, pero los expertos son claros en este sentido: esta fórmula de elección interna en España «no se está aplicando bien» y «no es mejor ni peor que otros métodos políticos».

Pablo Simón, politólogo, profesor de la Universidad Carlos III y fundador de Politikón, apunta a que en el país todas las formaciones obvian un elemento clave: «La existencia de un aparato neutral que no interfiera en el proceso, una oficina independiente que lo fiscalice».

En el caso de Madrid, en toda la región, asistimos a la publicidad de elecciones primarias en partidos donde ya se ha decidido previamente al candidato que librará la batalla electoral. Manuela Carmena liderará la lista de Ahora Madrid el 26 de mayo, sin posibilidad de que se le presente ningún otro rival, y será ella la que decida quién y en qué posición le acompañará en los puestos inferiores. Su estrategia ha dinamitado a Podemos, cuyo aparato también había propuesto a los inscritos su preferido: el ex Jemad Julio Rodríguez, número uno de la lista morada en la ciudad, el predilecto de Pablo Iglesias, el que no quería impuesto la regidora.

«Invento americano»

De igual modo, Íñigo Errejón encabezará la papeleta de la plataforma de Carmena para los comicios de la Asamblea madrileña y se encargará de elaborar su cartel. La relación de nombres de las dos candidaturas será únicamente refrendada por los inscritos en la plataforma, unos 7.000 hasta la fecha.

«Las primarias son un invento americano que en Estados Unidos les sirvió porque tienen un modelo presidencialista, sin equipo. En Europa se priman los equipos y las primarias lo que hacen es destrozar a los partidos. Las formaciones nuevas han impuesto este sistema a las tradicionales, pero la realidad es que los nuevos nunca han tenido primarias de verdad», sostiene el sociólogo Narciso Michavila, presidente de la consultora de investigación social GAD3.

Ciudadanos todavía no sabe cuándo llamará a sus afiliados para encumbrar a Begoña Villacís e Ignacio Aguado, los candidatos oficialistas de Albert Rivera. A Aguado sí le ha salido un rival, Juan Carlos Bermejo, pero lo han mantenido silenciado todo este tiempo. Ayer se supo la fecha de las primarias de Cs para las elecciones europeas: el próximo fin de semana.

«Este modelo es de unas primarias ultraexprés que limita las garantías de los participantes. No encuentro un modelo igual en otro país del mundo», manifiesta el sociólogo y consultor Rubén Tamboleo.

En el PSOE, Pedro Sánchez presenta hoy mismo a su preferido para liderar Madrid, Pepu Hernández, en un acto inédito criticado por sus filas. Su lanzamiento ha hecho que Chema Dávila, un concejal del Ayuntamiento, anuncie su precandidatura al mismo puesto. Será rival también el histórico Manuel de la Rocha, aunque según informaba este diario, Ferraz le va a pedir que se eche a un lado. Ángel Gabilondo fue escogido hace meses para librar la batalla en la Asamblea, pese a que las elecciones con los militantes no se resolverán hasta el 9 de marzo.

Parten con ventaja

«Los fichajes independientes se ha considerado como algo normal para ejecutivos: un consejero o un ministro. No es lo mismo Pedro Duque que Pepu Hernández. El primero no tiene que competir con nadie. El sistema de primarias desincentiva los fichajes estrella, pero los que vienen apadrinados por el aparato tienen más ventajas comparativas. No distorsionan las reglas, pero parten con ventaja», comenta Simón.

Michavila opina que, dentro de cinco años, «nadie nos venderá las primarias como una panacea». En el caso de las primarias del PSOErepresenta, a su juicio, «el síndrome de la Moncloa»: «Se empieza escuchando, pisando la calle, pero con el tiempo se desgasta y se queda con el núcleo duro. Es la primera vez que un presidente del gobierno llega al puesto con una minoría parlamentaria y una minoría de la élite de su partido. Sánchez pone a Pepu Hernández porque necesita a gente fiel».

Pablo Casado designó a Isabel Díaz Ayuso (Comunidad) y José Luis Martínez-Almeida (Ayuntamiento)sin que nadie los votara. El Partido Popular siempre ha sido claro en este sentido: no desarrolla primarias. Para Tamboleo, «hoy por hoy, el dedazo del PP es lo más honesto. No han engañado a nadie. Los partidos emergentes todavía no han sabido desarrollar un modelo de lo que se conoce como primarias que sea garantista. El caso de Carmena es el ejemplo: está engañando, ha anulado el proceso de primarias al que se sometió en 2015, especialmente con Podemos, tras llegar al ayuntamiento».