El engaño del estrangulador de Tetuán: «Quiero verte, juro que no te haré daño»

El homicida confeso le dijo a la víctima que volviera a casa antes de acabar la relación. Le dio una brutal paliza y la estranguló

MadridActualizado:

«Quiero verte. No te haré daño, de verdad, te lo juro. Después me marcharé de casa, te lo prometo, aunque yo te amo, pero si es lo que quieres, lo haré». Eso fue lo que le dijo Noel Blanco, de 43 años, a su pareja, Marta Arzamendía, de 47. Mantenían una relación tormentosa con idas y venidas. Ella quería romper por las buenas y no denunciarle más por los malos tratos a los que la sometía porque sabía que iría a la cárcel. Ya había sido detenido en dos ocasiones en los dos años escasos que llevaban juntos, una por ese motivo y otra por quebrantamiento de condena. De hecho, tenía una orden de alejamiento en vigor que ambos incumplían.

Marta aceptó reencontrarse con él. Había pasado casi toda la semana durmiendo en el piso de la anciana a la que cuidaba, ya que la madrugada del martes huyó del hogar que compartía con Noel, situado en una antigua zapatería convertida en vivienda, en el número 11 de la calle de Goiri (Tetuán). Su excusa: ir a comprar cerveza para él, que había bebido más de la cuenta. Ella le contó que ella también quería tomar algo y cogió dinero, su abono transportes y se fue.