Momento del arresto de uno de los asaltantes a las viviendas de Móstoles
Momento del arresto de uno de los asaltantes a las viviendas de Móstoles - Jefatura Superior de Policía

Desmantelado un grupo organizado que robó en más de 40 viviendas utilizando el método del «bumping»

Los detenidos empleaban unos marcadores casi indetectables para comprobar que los pisos estaban vacíos

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Agentes de la Policía Nacional han desmantelado en Móstoles y Valladolid un grupo organizado de asaltantes de viviendas mediante la técnica «bumping», empleando unos marcadores casi indetectables para comprobar que los pisos estaban vacíos.

Según ha informado la Policía en un comunicado, se les imputa su presunta participación en más de 40 asaltos a viviendas y pertenencia a grupo criminal. Durante la operación han sido arrestadas cinco personas y se han recuperado numerosas joyas y efectos procedentes de los robos, juegos de ganzúas y herramientas.

En el momento de los arrestos portaban varias llaves falsas de las que utilizaban para forzar las cerraduras mediante el método del «bumping», además de testigos de plástico empleados para marcar las viviendas.

La investigación se inició tras la comisión de varios robos en viviendas de la localidad de Móstoles bajo el mismo procedimiento. Los autores marcaban diferentes viviendas empleando láminas de plástico transparente muy finas, con la finalidad de comprobar si los moradores se encontraban en el domicilio.

Estos marcadores eran colocados en el marco de la puerta de entrada junto a las bisagras, al día siguiente regresaban a comprobar si seguían colocados para así observar si se había accedido a la vivienda y garantizarse que en los domicilios en los que pretendían robar se encontraban sin sus moradores.

Tras las pesquisas, la Policía estableció un operativo para localizar y detener a los responsables de estos robos. Este dispositivo permitió detectar la presencia de varios individuos de origen georgiano cuando pretendían acceder a viviendas que habían marcado previamente. Al verse sorprendidos por la presencia policial, emprendieron la huida siendo arrestados en ese momento dos de ellos.

Los detenidos portaban en el momento de la detención tres llaves tipo «bumping», cada una adaptada a un tipo de cerradura diferente, un plástico para abrir puertas por el método del resbalón y varias tiras de plástico transparente utilizadas para marcar las puertas.

Al día siguiente, los investigadores localizaron y detuvieron a otros tres integrantes del grupo en la ciudad de Valladolid. En el registro de la vivienda que ocupaban los arrestados, los agentes se incautaron de dos juegos de ganzúas, llaves falsas y otros útiles para cometer los robos, además de collares, anillos, pendientes, relojes y otros efectos procedentes de los robos.