Varios visitantes, en el interior del monumento del 11-M
Varios visitantes, en el interior del monumento del 11-M - BELÉN DÍAZ

Carmena cerrará su mandato sin reparar el monumento del 11-M, averiado desde 2015

El Consistorio reservó 350.000 euros en 2018, pero aún no se ha adjudicado la obra para la restauración

MadridActualizado:

El 15 aniversario de los atentados del 11-M, la jornada de la mayor masacre terrorista que ha sufrido la capital, tampoco contará con la reforma a su monumento que lo dote de la dignidad que las 193 víctimas merecen. El Gobierno de Manuela Carmena cerrará su mandato sin restaurar este símbolo de la tragedia pese a que en 2015 la Corporación que dirige Ahora Madrid se comprometió a rehabilitarlo. Esta tarea la ha ido postergando en los diferentes ejercicios, a diferencia de otros proyectos, como el del monumento a los refugiados que la Junta de Gobierno aprobó crear en mayo de 2018 y que, ni un año después, ya se ha adjudicado el contrato para su construcción. Éste planean inaugurarlo como broche a su legislatura del «welcome refugees».

El emblema del 11-M no ha sido tan prioritario para Carmena. Cuando restan dos meses y medio para las elecciones del 26-M, la licitación del contrato de las obras para su rehabilitación aún está en fase de evaluación de las plicas, que se abrieron a principios de febrero. Una vez que se adjudique, como figura en la documentación, el plazo de ejecución es de seis meses, por lo que no verá la luz, previsiblemente, hasta finales de año con un nuevo mandato.

En septiembre de 2015, la membrana interior del memorial que lleva impresos los nombres y dedicatorias a los asesinados se desplomó en el suelo. Así permaneció durante dos meses, sin que el Área de Cultura y Deportes hiciera nada más que cerrar la instalación a las visitas.

La entonces delegada del área, Celia Mayer, presupuestó 220.000 euros para repararlo. Pero las cuentas municipales no previeron finalmente durante aquel ejercicio la iniciativa. En 2017, ya con la alcaldesa al frente de la concejalía, se reservaron 330.000 para el arreglo, que más tarde rebajaron a 65.000 euros. Tampoco lo ejecutaron y, como informó ABC, el monumento volvió a presentar una imagen lamentable, anegado de agua por las goteras, agrietado y cerrado. En el Pleno de febrero del año pasado, la oposición le sacó los colores al equipo de Gobierno con esta polémica y Carmena solo pudo reconocer el mal estado de conservación que le había dedicado.

El monumento para recordar a los refugiados, un plan de mayo de 2018, ya se ha adjudicado

Entonces, la regidora avanzó que ya se había dado con la solución para que el icono cilíndrico no volviera a desvencijarse: instalarían una nueva lámina que garantizase la seguridad anclándose a unas bases, sin presurización de aire, que era el problema que lastraba a la estructura anterior. No especificó los plazos para la actuación, pero adelantó que se destinarían 350.000 euros a través de Inversiones Financieramente Sostenbiles (IFS) para solventarlo.

Convenio con Renfe y Adif

El 12 de diciembre del año pasado, el Ayuntamiento, Renfe y Adif firmaron el convenio para financiar las obras de reparación, ya que las dos partes fueron las que acordaron en julio de 2004 construirlo. El 11 de marzo de 2007 se inauguró. El 50% de la partida presupuestaria lo abona el Consistorio, encargado de la conservación, mantenimiento exterior del monumento y de la membrana interior, así como de su limpieza; otro 25% lo financia Adif, y el resto, Renfe, quien tiene encomendada la labor de tener en buen estado la sala visitable.

El grupo municipal popular, con José Luis Martínez-Almeida a la cabeza, ha sido insistente con la reparación de este símbolo. «Es un monumento muy premiado internacionalmente, pero su propia singularidad ha sido fuente de incontables problemas. Eso no es excusa para que durante cuatro años haya sufrido el abandono negligente de Carmena y su equipo», sostienen desde el PP.