Botellón en Malasaña con motivo del Dos de Mayo - Maya Balanya

Carmena cambia las multas de botellón por carpas informativas

Se colocarán en zonas comunes para esta práctica para instruir a los jóvenes sobre los perjuicios del consumo de alcohol

MadridActualizado:

El Ayuntamiento de Madrid, gobernado por el partido de Manuela Carmena, ha realizado una investigación sociológica en el último trimestre de 2015 por el organismo autónomo Madrid Salud sobre la práctica del botellón. Las conclusiones reflejan que las casi 80.000 sanciones interpuestas entre 2012 y 2015 «no han tenido efecto disuasorio». Por tanto, en contra de la gestión del Partido Popular, que incrementó la vigilancia y los castigos por esta práctica prohibida, reducirán el número de multas con una «mayor prevención».

«Estos resultados han llevado al Gobierno de la ciudad de Madrid a desarrollar nuevos programas y propuestas bajo el denominador común de la prevención, además de reforzar los ya existentes», ha indicado el concejal de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero.

Carpas para evitar el consumo

El responsable de Salud ha explicado que entre las nuevas medidas está la de ampliar las intervenciones en las zonas de botellón que hasta este momento realizaba Cruz Roja (en 2015 fueron 6.219), una ampliación que correrá a cargo de la Asociación Bienestar y Desarrollo (ABD). Esta entidad intervendrá a partir del próximo 13 de mayo, y lo hará con un enfoque preventivo y dirigido específicamente al sector más joven y también al comercio minorista. El reto en este tipo de actuaciones es, por un lado, modificar la percepción del riesgo, muy baja entre este sector de población, y modificar también los patrones de consumo, sobre todo en edades tempranas.

Estas intervenciones consisten, resumidamente, en la colocación de carpas en zonas en las que se concentran adolescentes y jóvenes, y en las que se ofrecen actividades individuales y grupales de carácter informativo y educativo para sensibilizarles sobre los efectos y riesgos que conlleva la ingesta de alcohol y otras drogas. Un dato que refleja la situación es que el SAMUR atiende anualmente una media de 300 menores por intoxicación etílica. En los casos en los que se observe mayor riesgo de adicción se les ofrece atención y tratamiento individual en los servicios de Prevención del Instituto de Adicciones de Madrid Salud.

Comerciantes minoristas

Las actuaciones de ABD tendrán, al tiempo, en su punto de mira a los comerciantes minoristas para que no vendan alcohol a menores. Con este objetivo se ha diseñado una cartelería que se distribuirá en las tiendas de las zonas de botellón con los siguientes mensajes: «Yo no vendo alcohol a menores»; «El alcohol afecta al desarrollo de la adolescencia»; «Nos preocupamos por la salud de los adolescentes» y «La normativa vigente prohíbe la venta o suministro de alcohol a menores».

En estos momentos, ha explicado el concejal, el Ayuntamiento de Madrid está ofreciendo una alternativa a la sanción en el caso de los menores. Se trata de una opción individualizada en función del perfil de cada adolescente y siempre que participen en programas de prevención y/o tratamiento.