Valeriano Martínez, en su despacho en la Consellería de Facenda, antes de la entrevista
Valeriano Martínez, en su despacho en la Consellería de Facenda, antes de la entrevista - MIGUEL MUÑIZ
ENTREVISTA

Valeriano Martínez: «Galicia tenía razón: el Gobierno podía pagar la deuda en funciones»

Tras filtrar el Ejecutivo central que abonará las entregas a cuenta, lamenta que actúe «de una manera tan frívola» e insiste en que todos los fondos, los 700 millones de euros, «tienen que venir sí o sí»

SANTIAGO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Valeriano Martínez sospechaba que el Gobierno realizaría un movimiento en la situación de bloqueo de la financiación autonómica y el tiempo le dio la razón. La noche del viernes, el gabinete Sánchez filtró a «El País» que planea transferir las entregas a cuenta —330 millones de euros en el caso de Galicia— antes de que acabe este mes. El conselleiro de Facenda valora el nuevo escenario en esta entrevista con ABC.

Ahora el Gobierno parece dispuesto a saldar parte de la deuda.

En primer lugar, no tenemos constancia oficial de ningún cambio y lamento que en un tema tan serio como la financiación de nuestros servicios públicos, el Gobierno esté actuando de una manera tan frívola y con tanto infantilismo. Y de ser cierto, el Gobierno reconoce que lo que decía era falso y que Galicia tenía razón: un Gobierno en funciones sí puede transferir a las comunidades autónomas sus recursos.

Mueven ficha una vez se confirma la repetición electoral.

No hay duda: todo esto es un bloqueo político para chantajear a las comunidades autónomas. A Galicia se le deben 700 millones de euros y no hay otra alternativa que recibir todo ese dinero. Lo que lamento es que en un momento como éste, en el que es necesaria una política económica seria que afronte la etapa de desaceleración que vive España, tengamos delante un Gobierno tan frívolo.

Como ya les avanzaron por carta, no hay la menor intención de abonar el IVA de 2017 ni los incentivos por cumplir los objetivos de déficit.

Nuestra posición no ha cambiado, es la misma desde que hace un año le avisamos a la ministra [María Jesús Montero] de lo que iba a pasar:tienen que venir los 700 millones de euros que el Gobierno nos debe, porque es dinero de todos los gallegos y sirve para financiar nuestros servicios públicos, nuestra sanidad, nuestra enseñanza... Y tiene que venir la totalidad de esos recursos. No hay otra alternativa.

¿Aún hay confianza?

No es una cuestión de confianza, sino que nace de una realidad. Estamos hablando de ingresos que existen, que están siendo recaudados día a día por parte de la Agencia Tributaria estatal. En esencia, forman parte de un conjunto que se llama sistema de financiación, que son propios de cada comunidad autónoma, y que por lo tanto tienen que llegar. Los ingresos existen. Lo que tienen que venir es sí o sí.

Pero está el condicionante de las elecciones. ¿Qué le pasó por la mente cuando se confirmaron?

Muchas cosas, no solamente las que tienen que ver con la Hacienda. Las de la Hacienda son la primera. Efectivamente, introduce un diferimiento de un cierto carácter temporal, pero en etapas de incertidumbre es malo demostrar también ansiedad o estar nerviosos. Creo que nos arropan profundas razones y es una sinrazón lo que está haciendo el Gobierno central respecto a las comunidades autónomas. Una sinrazón por ser educado. Mal consejero sería yo si entráramos en ansiedad. No la tengo. Ya ve que la valeriana hasta la tengo en el nombre. Yo para eso soy muy relajado. Pero eso que no nos oculte que nosotros, aparte de leales, siempre fuimos y seguiremos siendo propositivos.

La Xunta llegó a remitir una propuesta de Real Decreto-ley para transferir todos los fondos pendientes. Pero cayó en saco roto y sigue la amenaza de las tensiones de tesorería.

Tenemos distintas alternativas para solucionar más pronto que tarde esta situación. Lo único que estamos pidiendo es: pongámoslas en común en el foro que en común tenemos, que es el Consejo de Política Fiscal, y superemos esta etapa, que es un obstáculo que tiene un tamaño enorme para cualquier comunidad autónoma y cada día que pasa se está viendo cómo puede haber una afectación importante o sensible respecto del Estado de Bienestar, de los servicios que prestamos. Nuestros hospitales siguen funcionando, nuestros centros de salud, nuestras escuelas. No vamos a parar. No quiero entrar en determinadas cuestiones de tipo de soberbia, pero sí de orgullo y de nivel de decencia. Son ingresos nuestros y nosotros somos capaces, de manera autónoma, de hacer esto, porque tenemos mucho que hacer por nuestros ciudadanos en esos servicios.

El 10-N Sánchez puede utlizar esta cuestión como baza electoral.

La utilización ya la hizo. No hay mucho que pensar, de que sí que lo pueden utilizar como baza, pero creo que va a tener casi más un efecto bumerán respecto de sus expectativas.

¿La reclamación por vía judicial ha llegado a considerarse seriamente?

La vía judicial para esta comunidad autónoma, para cualquier Gobierno que se sienta serio en defensa de los intereses generales, siempre estará ahí. Nosotros nunca la rechazamos. Lo que pasa es que debemos tener en cuenta que los tiempos judiciales no coinciden con los tiempos necesarios que tenemos en estos momentos. ¿De qué nos sirve a nosotros que nos den la razón dentro de dos años, como mínimo, si el problema que tenemos es desde ya? No seamos tampoco ilusos cuando se plantean determinadas cuestiones de carácter judicial, cuando se pone como ejemplo lo que hacen otras comunidades, que curiosamente son las primeras que no quieren sentarse con las demás. Hay algo que no cuadra. Nosotros siempre jugamos a la lealtad institucional, pero lo que nunca vamos a renunciar, como un Gobierno serio que somos, es a las herramientas que tenemos. Y puede llegar el momento en que tengamos que utilizar todas las herramientas, incluso las judiciales.

¿Debería aprovecharse este conflicto para repensar el modelo de financiación autonómica?

Es que son dos cosas distintas. Nosotros nos encontramos ahora en un problema muy claro. Un problema de que ingresos que son propios de cada comunidad autónoma no están llegando. Soluciónese ese problema porque cada vez el agujero es más grande, estamos llegando a un tamaño enorme, que no podemos soportar si no llegan este tipo de ingresos. Eso no tiene nada que ver con que si el actual sistema de financiación es suficiente para que las comunidades autónomas podamos proveer de una manera cada vez más normal los servicios que nuestros ciudadanos merecen. Es otro mensaje. No trufemos con un debate sobre el nuevo sistema de financiación, o una evolución del actual, lo que es un problema muy grande que tenemos en estos momentos. Creo que es una cortina de humo. Dicho esto, la comunidad autónoma de Galicia siempre manifestó, desde el último sistema de financiación que nos dimos en el año 10, que no estábamos de acuerdo, que nos parece insuficiente, que hay otro tipos de hacer una evolución del sistema actual, nunca en términos de radicalidad.