Centro de coworking donde se instalan en la primera fase los seleccionados por ViaGalicia
Centro de coworking donde se instalan en la primera fase los seleccionados por ViaGalicia
Economía

La receta para impulsar a las empresas

La aceleradora pública ViaGalicia es elegida como la mejor de España tras lograr que ocho de cada diez compañías que ha asesorado logren sobrevivir

SantiagoActualizado:

Emprender se ha puesto de moda. Con la crisis económica golpeando a las fuentes de empleo tradicional, el impulso a la creación de nuevas empresas se convirtió en la receta para escapar de la recesión y comenzaron a popularizarse términos hasta entonces desconocidos como el de startups (compañías con potencial de crecimiento rápido). Pero el camino no es fácil. De cada diez intentos, siete firmas fracasan, tres sobreviven y sólo una acaba teniendo éxito.

Para ayudar a los emprendedores a crecer rápidamente han proliferado otras compañías, públicas o privadas, que los asesoran o les ayudan a conseguir financiación. Son las denominadas aceleradoras de empresas. La gallega ViaGalicia, impulsada por la Zona Franca de Vigo y la Xunta, ha logrado darle la vuelta a la estadística. Desde que en 2011 comenzó su andadura ha ayudado a 68 firmas. A día de hoy 54 siguen vivas, con una tasa de supervivencia del 80%. Por este y por otros parámetros, la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) acaba de elegirla como la mejor aceleradora de empresas de España.

«En 2011 en plena crisis económica nos dimos cuenta de que el grifo bancario estaba cerrado para todo el mundo. Había que ayudar a las empresas en ese aspecto», explica Rosa Eguizábal, directora de promoción económica de la Zona Franca y responsable de proyecto. Actualmente, los emprendedores seleccionados reciben 25.000 euros de dinero público a fondo perdido y pueden lograr un préstamo de hasta 100.000 más con tres años de carencia. Además, el personal de la aceleradora y mentores externos que colaboran de forma desinteresada les ayudan a buscar la fórmula que disipe el habitual fracaso.

«Normalmente las aceleradoras privadas buscan proyectos que escalen muy rápido. Nosotros buscamos que se cree riqueza en nuestra área, nos gustan los proyectos industriales y que se anclen al territorio», explica Eguizábal. Calabizo, una de las empresas seleccionadas en la segunda edición cumplía con estos parámetros. Fundada por dos ingenieras y una economista, produce chorizo para veganos. Hoy emplea a siete mujeres en sus instalaciones de Nigrán. «La idea surgió porque una de las fundadoras trabajaba en un restaurante vegetariano y se dio cuenta de que había dos productos que siempre echaban de menos los que no comen carne, el chorizo y el jamón», relata Edurne Sendra, CEO de Calabizo. Tomando como inspiración los chorizos cabaceiros de la cocina tradicional gallega, probaron a quitar toda la carne y dejar solo la calabaza hasta dar con la receta. «Salió algo que estaba bueno y apostamos por ello», relata Sendra. «Si existimos es gracias a ViaGalicia porque partíamos de cero euros», explica. «El chorizo vegetal se produce con calabaza y es una forma de activar también el agro gallego», indica la directora de promoción económica de la Zona Franca.

De la mano de la mejor aceleradora de España, según Funcas, nació también Betaimplants, que diseña y fabrica todo tipo de implantes para animales. Otra de las empresas que ha logrado el éxito es Netum Solutions, que ha diseñado un sistema de señalización para sustituir a los triángulos en la carretera. Fundada por un exguardia civil que se percató de la peligrosidad de abandonar el coche en vías de alta velocidad para colocar los triángulos, creó Help Flash, un faro de emergencia, homologado por la DGT, que se coloca sin necesidad de salir del vehículo. Aunque es habitual asociar a las startups a las empresas de base tecnológica que crean aplicaciones para móviles, en ViaGalicia la receta del éxito ha sido otra. «Nuestras empresas crecen más lento, pero son más estables y crean economía, nos gustan las que tienen capacidad productiva», indica Rosa Eguizábal.

Travesía en el desierto

Calabizo puso sus chorizos veganos en el mercado en 2016 y en 15 días acabaron con el stock. Ahora tienen 900 puntos de venta en toda España. Pero Edurne Sendra explica que lanzarse a la aventura del emprendimiento no es un camino de rosas. «Nosotras tenemos entre 46 y 55 años, teníamos trabajo, pero decidimos apostar por esto porque veíamos claro que el producto podía funcionar. Pero pensábamos que iba a ser más fácil de lo que ha sido», explica la fundadora de Calabizo. «En ViaGalicia te hacen un entrenamiento psicológico y te dicen que te vas a enfrentar a una travesía en el desierto. Pensábamos que no sería para tanto, pero sí es», indica Sendra.