El líder de En Marea, Luís Villares, en una imagen de archivo
El líder de En Marea, Luís Villares, en una imagen de archivo - MIGUEL MUÑIZ
ELECCIONES

Anova, Podemos y EU buscan una coalición y dejan sola a En Marea

Villares ve un «error» y un «paso atrás» reeditar la fórmula de 2015 después de que Podemos, Anova y EU se desmarcaran de la confluencia

En Marea ofrece a PSdeG y BNG una plataforma conjunta para lograr una representación más amplia en el Senado

Santiago Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las elecciones generales del 28 de abril han puesto boca arriba las cartas en el espacio del rupturismo. En Marea ha reunido a su ejecutiva este sábado para avanzar que concurrirán a las urnas como partido clásico, a fin de sortear los obstáculos formales que le impiden conseguir el que será su gran objetivo: tener grupo propio en el Congreso. Los críticos, por su parte, buscarán reeditar la fórmula de coalición con la que ya se presentaron en 2015. Podemos, Anova y Esquerda Unida han tomado partido a favor de esta alternativa.

En Marea, pues, consagra su división. El fracaso de las elecciones primarias que revalidaron el mando de Luís Villares, y más recientemente, la fractura vivida en el seno del grupo de Madrid en la votación de los PGE han abocado al rupturismo a la separación, si no oficial, sí de facto.

Al término de la reunión del Consello das Mareas, Villares ha desmenuzado la hoja de ruta de En Marea de cara al 28-A y ha avanzado la celebración de primarias entre el 8 y el 10 de marzo para conformar las candidaturas. La puerta, ha afirmado, está abierta a todos pero ha censurado la propuesta de “coalición” lanzada por sus rivales. «Es una vuelta atrás. No permite a las personas que no están en los partidos participar», ha sentenciado. Además, el líder de la confluencia ha alertado que la sopa de siglas impediría conseguir el ansiado grupo propio que el rupturismo preconiza desde 2015, sin que se llegara nunca a materializar, al quedar subordinados a la disciplina de Unidos-Podemos. «Los que quieren reeditar la coalición saben que van a repetir el error y que vamos a quedar sin grupo parlamentario propio».

Antes de que Villares convocar a la prensa, Anova emitió un comunicado que venía a confirmar la voladura de los puentes. La organización fundada por Xosé Manuel Beiras ha informado de «la apertura de un proceso de diálogo» con el resto de formaciones «aliadas» para presentarse a las generales. En esa amalgama han incluido a Esquerda Unida, Podemos y todos los agentes que han apostado por la «ruptura democrática» desde el lanzamiento de AGE, la fundación de En Marea en la Asamblea de Vigo (2016) o el impulso a las mareas municipales. Desde Esquerda Unida, por su parte, han recalcado la necesidad de refundar una «unidad popular» que formalmente se mantiene –hete ahí la paradoja- en el grupo parlamentario del Parlamento autonómico. Podemos Galicia, en otro comunicado, ha declarado abierto el camino para que «continúe la unidad popular». Pero también al margen de En Marea.

Preguntado sobre los contactos entre dirigentes, Villares ha reconocido que desde En Marea existe una mayor «intención» de mantener abiertos los canales que por la otra parte. La última vez que habló con el líder de Podemos Galicia, Antón Gómez-Reino, fue antes de la votación de los PGE en la que se desmarcó de la línea fijada previamente por la confluencia. Con Beiras, otro referente, confesó haber mantenido un «agradable» diálogo el pasado viernes.

Plataforma con PSdeG y BNG para el Senado

El Congreso concentra casi todo el interés de unas elecciones generales pero en los últimos meses el Senado ha cobrado cierto protagonismo en debates como el de los PGE. Consciente de ello, Villares ha sorprendido en su rueda de prensa invitando a BNG y PSdeG a formar una «gran plataforma gallega» que aminore el efecto mayoritario del reparto de escaños en la Cámara Alta. Se trataría de una papeleta instrumental, anclada en la «defensa de los derechos humanos», «la igualdad» y «el autogobierno», que el dirigente rupturista comparó con el pacto entre las tres fuerzas para activar un foro sobre los “recortes” en la Sanidad en el Parlamento autonómico.