El conselleiro de Facenda, durante su intervención en el pleno del Parlamento
El conselleiro de Facenda, durante su intervención en el pleno del Parlamento - MIGUEL MUÑIZ
PARLAMENTO

El PPdeG aprueba en solitario el techo de gasto para que la «inestabilidad no se traslade a Galicia»

Los grupos de la oposición lo rechazan por considerar que consolida la senda de austeridad y recortes en servicios públicos

SantiagoActualizado:

La Cámara gallega ha aprobado esta mañana el techo de gasto para el próximo ejercicio 2019 con los únicos votos a favor de los populares. Lo hace dos días antes de que el Consello de la Xunta remita su proyecto de presupuestos para la Comunidad y con unos meses de retraso sobre la fecha habitual debido a la incertidumbre que rodea la aprobación de las cuentas estatales. «No permitirimos que la inestabilidad que trajo el Gobierno socialista se traslade a Galicia», aseveró ayer el conselleiro de Facenda, Valeriano Martínez. El techo permitirá un gasto no financiero de hasta 9.850 millones de euros, 363 millones más que en 2018. Para los populares, el documento permitirá consolidar un crecimiento económico «sano», mientras que para la oposición la Xunta continúa con su apuesta por la austeridad y los recortes en los servicios públicos como educación, sanidad o dependencia.

La previsión de crecimiento de la economía gallega para el próximo año es del 2,5 %, «más que el conjunto de España», y la tasa de paro se situaría en el 12,7 por ciento, ha detallado el conselleiro de Facenda, Valeriano Martínez, quien confió que a finales de 2020 el desempleo se reduzca hasta el 10%. Martínez defendió que la guía económica del Ejecutivo permitirá «un crecimento sano, con menos déficit, menos deuda y más inversiones». La Xunta contempla que el déficit previsto en las cuentas será de 69 millones de euros, apenas un 0,1% del PIB por lo que conseguirá la «práctica sostenibilidad presupuestaria».

Los grupos de la oposición han coincidido, sin embargo, en la necesidad de abandonar el camino de la austeridad para que en una época de expansión, la riqueza se distribuya equitativamente y se traduzca en mejores servicios sociales. El portavoz parlamentario de En Marea, Luís Villares recriminó que «los presupuestos crecen, pero menos de lo que crece la econonomía». Villares explicó que pese a que Galicia cuenta ya con el Producto Interior Bruto (PIB) más alto de la historia, el gasto público sigue siendo menor que antes de la crisis económica. El portavoz de En Marea defendió también el acuerdo alcanzado entre Unidos Podemos (grupo donde se encuadra En Marea en el Congreso de los Diputados) con el Gobierno de Pedro Sánchez para subir el salario mínimo hasta los 900 euros mensuales.

Desde el PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga cuestionó que el conselleiro aludiese a la «inestabilidad» del Gobierno central cuando ha conseguido que la Unión Europea haya dado el visto bueno para relajar los objetivos de déficit. Parte de este dinero extra que se consiga a través del recurso al crédito llegará a las comunidades autónomas, defendió Leiceaga, que podrán destinarlo a políticas sociales. El portavoz socialista consideró poco ambicioso al ejecutivo gallego y tras el anuncio de subida de impuestos a las rentas más altas del Ejecutivo de Sánchez defendió que el modelo impositivo se parezca a los países más desarrollados de Europa, como Suecia o Francia.

Tras considerar que la austeridad «hizo que la crisis económica fuese más larga y más profunda», la nacionalista Ana Pontón acusó al Ejecutivo de Feijóo de carecer de «proyectos o ideas» y pensar que aplicando la misma receta va a obtener resultados diferentes. «Es indignante que hable de estabilidad cuando 4 de cada 10 gallegos no llegan a fin de mes, se ha perdido un 20 % de gente joven y han emigrado 267.000 personas, es como si desapareciese la ciudad de A Coruña», aseguró la portavoz parlamentaria del BNG.