La portavoz nacionalista, Ana Pontón, en la biblioteca del Parlamento de Galicia
La portavoz nacionalista, Ana Pontón, en la biblioteca del Parlamento de Galicia - MIGUEL MUÑIZ
ENTREVISTA CON ANA PONTÓN, LÍDER DEL BNG

«No veo al BNG apoyando un gobierno de Sánchez y Rivera»

Condiciona el apoyo del nacionalismo al PSOE tras las elecciones a que se comprometan una serie de medidas concretas para Galicia

SantiagoActualizado:

Este 28-A, el nacionalismo toma la temperatura a su proceso de reconstrucción tras la profunda crisis de los últimos años, que les llevó a una situación límite. Su líder es optimista. Su discurso pule las aristas más radicales, como la autodeterminación. Sabe que en los extremos no hay futuro.

—¿Cómo llega el BNG a las elecciones generales?

—Con fuerza, con optimismo, con una organización sólida, unida y con un proyecto claro que ofrecerle a los gallegos y gallegas. Muchas personas echaron de menos al BNG durante esta legislatura porque faltó una voz firme en la defensa de los intereses de Galicia y que dijera las cosas claras ante la discriminación que no cesó.

—La encuesta de ABC les vaticina un escaño por Pontevedra. ¿Cómo lo lee?

—Las encuestas son encuestas, y la que vale es la del día de las elecciones. Lo que siento es que hay una corriente de simpatía hacia el BNG y que estamos trabajando para que eso se traduzca en apoyo electoral.

—¿Cuál sería para el BNG un buen resultado?

—No me gusta hablar por los gallegos y gallegas. El buen resultado será el que determinen en las urnas. Lo que sí veo es a un BNG de remontada. Estoy convencida de que lo más útil por lo que se puede votar somos nosotros. Las fuerzas estatales demostraron esta legislatura que son inútiles para defender los intereses gallegos, y que incluso la izquierda española no estuvo a la altura del momento político. Somos muchos los decepcionados tras ver cómo en una legislatura sin mayorías absolutas, ahí siguen intactas la reforma laboral, la «Ley Mordaza», la Lomce…

—Pongamos que el BNG vuelve al Congreso. ¿Apoyaría a Pedro Sánchez como presidente?

—Siempre y cuando se comprometa con una serie de cuestiones que nos permitan cambiar las cosas para Galicia, como beneficios por ser productores de energía eléctrica. No estaremos nunca con la foto de Colón, sino en el otro lado, pero condicionaremos el apoyo a que haya un cambio con Galicia y un freno a la involución democrática.

—¿Y si el gobierno a apoyar es una alianza PSOE-Ciudadanos?

—Yo no me veo ahí. Eso sería un gobierno que apuesta por la derecha y por el españolismo. No veo al BNG con alguien que dice que hay que suprimir el gallego para acceder a la función pública en Galicia. Es una falta de respeto absoluta a nuestra lengua y a la gente de este país. ¿Cómo voy a apoyar a alguien que pide que las mujeres nos convirtamos en vientres de alquiler? Va contra nuestra dignidad. Si Sánchez pacta con Rivera, nos estaría diciendo que comparte su programa.

—Cuando ve lo que está pasando en la Marea, ¿le recuerda a la Asamblea de Amio?

—No soy nada partidaria de mirar para atrás. Cada proceso tiene sus momentos. No me duelen prendas de reconocer que el BNG cometió muchos errores, también aprendimos de ellos. Estamos en una nueva etapa. Tenemos una alternativa sólida. Pero no entro a valorar la situación de los demás y sus problemas internos. Lo que sí creo es que hay mucha gente cansada de los líos partidarios, y a esos les digo que el BNG es una organización centrada en lo importante, poner solución a los problemas.

—En los últimos días ha lanzado una apelación al votante no nacionalista. ¿Es compatible intentar atraer a ese votante cuando se va de la mano de Bildu y Esquerra, o se defiende el derecho de autodeterminación?

—Nuestra coalición es con Galicia. Otros no pueden elegir con quién coaligarse porque ya se lo marcan desde Madrid, como Feijóo, que tiene que ir con la extrema derecha antigallega, racista, xenófoba y machista. No hace falta ser nacionalista para votar BNG. Hay que compartir valores. Nosotros no nos ponemos límites.

—¿Cree en serio que hay un granero electoral en Galicia en la reivindicación del derecho de autodeterminación?

—Hay un mayoría de gallegos que cree que las cosas no nos van bien en este marco. Cuanto más poder de decisión tengamos en Galicia, mejor nos va a ir. Con los corsés centralistas, a Galicia le va mal. Centralismo es desigualdad.

—¿Por qué Bildu y no el PNV, que fue un socio histórico?

—No entiendo por qué no podemos presentarnos con una fuerza política democrática, que condena la violencia y defiende principios que nos parece que permitirían avances sociales y políticos.

—El pasado de Bildu es el que es

—Es una organización que condena la violencia, porque de otro modo no podría estar legalizada, y que además tiene un amplio apoyo electoral en Euskadi. Estoy en contra de la criminalización de las fuerzas políticas, porque detrás de eso sospecho que se esconde que un sector de la derecha echa de menos la violencia. El BNG no estaría en coalición con un partido que no defendiera sus ideas solo por vías democráticas. Lo que me preocupa es la criminalización del nacionalismo, porque es cuestionar que existen pueblos distintos en España. No se nos puede negar la defensa de un marco diferente.

—¿Y esa criminalización que critica no es lo que se hace con Vox?

—Yo no criminalizo a Vox. Quienes proponen ilegalizar el BNG son ellos. Lo que no tiene cabida en un sistema democrático es defender la xenofobia.

—¿A Vox se le da alas hablando de ellos?

—Yo no lo hago. Es para reflexionar por qué hay columnas mediáticas que le quieren dar cuerpo a algunas organizaciones. Ya se hizo en el pasado. Ahora lo hacen con la extrema derecha. Igual es para que nada cambie.