Monte quemado en el municipio de As Neves
Monte quemado en el municipio de As Neves - MIGUEL MÚÑIZ

Los municipios del área de Vigo llegarán a la UE para pedir ayuda

As Neves, la zona cero en Pontevedra, quiere un plan integral para recuperar el pueblo

SantiagoActualizado:

Los municipios del área de Vigo llamarán a todas las puertas, incluida la Unión Europea, para pedir ayudas. Convocados por el regidor olívico, Abel Caballero, varios alcaldes del sur de Pontevedra se reunieron ayer para poner sobre la mesa los efectos de los incendios que asolaron la comarca hace una semana y para articular fórmulas de acción encaminadas a paliar esos daños. Acordaron solicitar las ayudas disponibles por parte de Xunta, Gobierno central y también del Fondo de Solidaridad de la UE.

En la reunión estuvieron presentes, además del alcalde de Vigo y la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, los regidores de Nigrán, Ponteareas, Gondomar, Fornelos de Montes, Salceda de Caselas, Mondariz, O Porriño y As Neves. Los alcaldes del PP (Redondela, Baiona, Mos y Pazos de Borbén) también fueron convocados pero no acudieron.

Tras el encuentro, Caballero explicó que los ayuntamientos acudirán a tres vías para solicitar ayudas. Por un lado pedirán la aplicación de la ley 17/2015 del Sistema Nacional de Protección Civil, que contempla la declaración de zonas afectadas por emergencias. Asimismo, se recurrirá a una segunda vía: la de las ayudas contempladas en el decreto 102/2017 aprobado por la Xunta el pasado 19 de octubre, y que servirán «para complementar» las acciones que no sean cubiertas el Gobierno de España. Finalmente, se pedirá a la administración central que tramite la solicitud de ayudas con cargo al Fondo de Solidaridad de la UE, «pensado para catástrofes naturales graves». En este caso, deben acreditarse daños por valor superior a los 3.000 millones de euros, pero los alcaldes confían en que el Gobierno de España pueda «argumentar esa cifra», si no en Galicia únicamente, sumando los daños a los de otras áreas.

El alcalde de Vigo incidió en que los incendios ocurridos los pasados 14 y 15 de octubre deben suponer «un antes y un después» en la política forestal de Galicia y de España, y advirtió de que «hay que tomar múltiples decisiones» para evitar que se repita la catástrofe.

Sin teléfono, ni internet

Uno de los municipios más afectados ha sido el de As Neves. Su alcalde, el nacionalista Xosé Manuel Rodríguez, recordó ayer que su ayuntamiento es «la zona cero» de la catástrofe incendiaria. «De las 13 parroquias que hay, ardieron 13, y casi todos los núcleos de población quedaron comprometidos», recordó. Una semana después de los incendios, denunció, el pueblo sigue sin servicio de telefonía móvil ni internet. Una situación que se repite en otras zonas afectadas por el fuego, como en O Courel. «Las pocas empresas que no se vieron afectadas por el fuego» tienen problemas para atender a sus pedidos o clientes, no pueden utilizar los terminales TPV para cobros, etc. «La asolación del fuego nos quemó el territorio y el empleo», lamentó Xosé Manuel Rodríguez, quien alertó sobre las consecuencias «socioeconómicas» que esos incendios han dejado en esta localidad de 4.000 habitantes.

Rodríguez avanzó que el ayuntamiento presentará a las administraciones un «plan de recuperación integral» del pueblo, porque «no hay otra alternativa» dados los niveles de destrucción en este territorio. «Somos la zona cero, pero podemos ser la zona 1 si aprovechamos la oportunidad», señaló el alcalde.