Imagen de archivo de Cambados, en cuyo partido juidicial sucedieron los hechos
Imagen de archivo de Cambados, en cuyo partido juidicial sucedieron los hechos - EFE
AUDIENCIA DE PONTEVEDRA

A juicio un hombre que abusó reiteradamente de una menor a la que regalaba chucherías

El individuo intentó abusar de otra niña, de cinco años, mientras el padre se encontraba en un bar

SANTIAGOActualizado:

La sección segunda de la Audiencia Provincial Pontevedra acoge el próximo jueves, 11 de abril, el juicio -probablemente a puerta cerrada- contra un hombre, vecino del área de Cambados, acusado de abusar sexualmente de dos menores, en uno de los casos durante más de dos años, para el que la Fiscalía solicita un total de cinco años de cárcel.

De acuerdo con el escrito de la acusación, el acusado abusó «en numerosas ocasiones» entre los años 2015 y 2017 de una menor que acudía en compañía de sus padres a su vivienda, aprovechando que el progenitor de la niña y otros familiares realizaban trabajos en el exterior. «Aprovechaba para quedarse a solas en el interior de la vivienda con la niña, momento en que le realizaba tocamientos por dentro de la ropa y la intentaba besar en la boca, a lo que la menor, incómoda, rehuía. Después le hacía pequeños regalos como chucherías, pulseras o gomas del pelo», detalla la Fiscalía.

Estos abusos se detuvieron a mediados de agosto de 2017, pero apenas unas semanas después, a principios de septiembre de ese año, el acusado encontró una segunda víctima. En esta ocasión, una niña de solo 5 años que se encontraba jugando en las inmediaciones de un bar en cuyo interior se hallaba su padre.

«Aprovechando que la menor estaba sola en ese momento, la escondió entre un coche y una moto estacionados y le realizó tocamientos», indica la Fiscalía. «La menor, asustada, entró a continuación al bar a contarle a su padre lo sucedido».

Retraso mental leve

El individuo «reúne características concordantes con retraso mental leve/síndrome orgánico de la personalidad, lo cual le causa una afectación moderada de sus capacidades intelectivas y volitivas» ante los hechos descritos. Los cuales, para la Fiscalía, son constitutivos de un delito continuado de abuso sexual a menores y un segundo delito de abuso sexual a menores, por los que solicita, en total, cinco años de cárcel, así como medidas de alejamiento de las menores, internamiento para tratamiento médico o educación especial y medidas de libertad vigilada, con la obligación de seguir un tratamiento médico externo y participar en un programa de educación sexual.

Asimismo, deberá indemnizar a las menores con 6.000 y 2.000 euros, respectivamente, por el daño moral ocasionado.