El diputado de En Marea y líder de Anova, Antón Sánchez
El diputado de En Marea y líder de Anova, Antón Sánchez - EFE
Descontento

Anova calienta el plenario de En Marea con críticas a la dirección

Pide «relanzar» la confluencia, a la que ve inmersa en una «deriva burocrática»

SantiagoActualizado:

A menos de una semana de la cita en la que En Marea debatirá el reglamento de sus próximas elecciones internas, Anova —una de las principales patas del partido instrumental— retoma sus críticas a la dirección de la confluencia encabezada por Luís Villares e insiste en la necesidad de «relanzar» el proyecto. En un comunicado remitido a los medios de comunicación, la formación nacionalista liderada por el diputado Antón Sánchez censuró la «deriva burocrática» iniciada por la actual cúpula del partido instrumental que, en su opinión, «diluye la orientación política rupturista y lamina la pluralidad interna» de la formación.

En este sentido, Anova lamenta que el plenario que tendrá lugar el próximo sábado 27 de octubre vaya a centrarse en cuestiones orgánicas como el modo en el que se articularán los próximos comicios internos de los que saldrá elegida la nueva cúpula de la formación «en detrimento del necesario debate de ideas». Además, el partido fundado por el histórico nacionalista Xosé Manuel Beiras incide en su descontento con las tesis políticas que serán debatidas durante la asamblea rupturista, unos textos elaborados por la actual dirección. «El documento político que se presenta no defiende ninguna orientación política y estratégica clara, lo que en la práctica supone un cheque en blanco para que la dirección que salga electa en este proceso pueda tomar cualquier decisión en un momento decisivo en el que hay que revalidar los gobiernos municipales y ampliar la red de mareas municipalistas», reprocha Anova en su escrito.

Las críticas se extienden además a los plazos dados para inscribirse en el censo de En Marea y poder participar activamente en el proceso. El partido que lidera Antón Sánchez recuerda que, en comparación con otras asambleas similares, el tiempo para darse de alta en el censo de inscritos «se recorta en casi un mes», motivo por el que avanzan que promoverán «con otros agentes de En Marea» enmiendas dirigidas a ampliar estos plazos para que la participación sea la máxima posible. Las características del censo de inscritos que elegirá a la nueva dirección de la confluencia se perfila como el asunto que tensará más los ánimos en el próximo plenario. Los críticos con Luís Villares intentarán que sea lo más amplio posible para lograr desbancar el equipo del magistrado en excedencia, al que acusan de haberse alejado «del espacio de ruptura» para el que fue concebido En Marea.