Los implicados, en el juicio en la Audiencia Provincial de Alicante
Los implicados, en el juicio en la Audiencia Provincial de Alicante - JUAN CARLOS SOLER
Alicante

Los seis implicados en un tiroteo eluden la prisión al admitir el intento de homicidio

A los condenados de los dos clanes gitanos les caen penas de un año y nueve meses de cárcel y no serán recluidos

ALICANTEActualizado:

Los seis implicados en el tiroteo entre dos clanes de etnia gitana -los Chelines y los Amadores-, registrado el 24 de febrero de 2013 en Alicante, han eludido en el ingreso en prisión tras ser condenados a una pena de un año y nueve meses, tras su acuerdo de conformidad con la fiscalía por el que aceptaron los delitos de homicidio en grado de tentativa y otro de tenencia ilícita de armas.

Las penas quedarán en suspenso sin que se produzca su entrada en un centro penitenciario con la condición de que no cometan un nuevo delito en el plazo de tres años. Cuatro de los seis enjuiciados son hermanos.

Así lo recoge la sentencia de la Sección Primera de la Audiencia Provincial, fechada el 17 de enero, a la que tuvo acceso Efe, como consecuencia del juicio celebrado el pasado 14 de enero.

Los hechos ocurrieron en una calle del entonces denominado barrio de José Antonio de la ciudad Alicante el 14 de febrero de 2013 cuando los procesados se dirigieron provistos de armas de fuego cortas, pistolas o revólveres, a uno de los domicilios del clan con el que mantenían un enfrentamiento.

En un bar de la zona se habían entrevistado los patriarcas de ambos grupos familiares para intentar solucionar los problemas, sin llegar a ningún acuerdo.

Con posterioridad, al advertir de la presencia de uno de sus rivales en las ventanas de una vivienda, los seis acusados comenzaron a disparar con la intención de acabar con su vida sin conseguirlo.

En un principio y antes de la conformidad, el ministerio público les acusaba de un delito de homicidio en grado de tentativa y pedía para cada uno de ellos siete años y seis meses de cárcel.

Además, les atribuía a cinco de los seis procesados un delito de tenencia ilícita de armas y reclamaba penas que oscilaban entre un año y cinco meses y un año y once meses de prisión.