Imagen de Pedro Sánchez y Ximo Puig tomada el pasado viernes en Castellón - EFE

CastellónNueve vuelos semanales y 150 millones de deuda: así es el aeropuerto que movilizó Pedro Sánchez para ir al FIB

La Generalitat aspira a que Aena integre en la red pública al aeródromo de Castellón

VALENCIAActualizado:

Nueve vuelos regulares a la semana, ocho millones de euros de pérdidas al año y una deuda superior a los 150 millones asumida por la Generalitat. El aeropuerto de Castellón, escogido por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para desplazarse en el avión oficial hace ahora una semana, no termina de remontar el vuelo.

Las cuatro operaciones del Falcon 900B del Ejército del Aire han puesto de nuevo el foco en el aeropuerto de Castellón, que con la visita de Sánchez en su primer viaje a la Comunidad Valenciana desde que asumió la Presidencia del Gobierno ha escrito el enésimo capítulo de una controvertida historia.

El pasado viernes, cuando Sánchez se desplazó a la provincia para visitar el Ayuntamiento de la capital de La Plana y mantener un encuentro «informal» con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, el aeropuerto de Castellón solo tenía previsto operar un vuelo regular, que aterrizó a las ocho de la tarde procedente de Sofía. La llegada del jefe del Ejecutivo poco antes de las cinco obligó a anticipar el operativo de la infraestructura. El presidente del Gobierno tuvo a su exclusiva disposición la pista y la terminal.

Tras despachar su agenda oficial en una hora, Sánchez acudió al Festival Internacional de Benicàssim para presenciar, junto a su mujer y sus hijas, un concierto de «The Killers».

Al día siguiente, conforme avanzó en exclusiva ABC, el Falcon volvió desde su base de la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz a Castellón para recogerle. Cuatro operaciones en el avión presidencial en un aeropuerto que solo alberga nueve despegues a la semana no pasaron desapercibidos.

Sánchez calificó este jueves de «falsa polémica» la controversia generada por su desplazamiento y argumentó que el empleo del avión respondía a motivos de seguridad. Con todo, los grupos de la oposición, con el PP y Compromís a la cabeza, insisten en conocer el gasto del viaje y del operartivo desplegado por un aeropuerto lastrado por las pérdidas económicas y la deuda, propiedad de la Generalitat.

Imagen de la terminal del aeropuerto de Castellón - ROBER SOLSONA

Conforme avanzó «El Confidencial», la Cuenta General del Gobierno autonómico correspondiente al ejercicio 2017 revela que la Generalitat ha hecho frente a las deudas financieras y con los proveedores del aeropuerto por un importe de 151,2 millones de euros entre los años 2012 y 2017.

Denostado por los socialistas desde su inauguración en un acto sin aviones organizado en marzo de 2011 por el entonces presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, la Generalitat, gobernada ahora por el PSPV y Compromís, trata ahora de que la instalación sea asumida por la red pública de Aena. La negociación, que ya había comenzado con el anterior ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, pasará ahora a manos de su sucesor, el valenciano José Luis Ábalos.

Aunque sus cuatro rutas regulares (tres de Ryanair y una de la aerolínea rumana Blue Air) y los vuelos privados le permitieron superar los 1.600 vuelos y los 144.000 pasajeros, las cifras del aeropuerto gestionado por la empresa francesa Edeis continúan muy lejos de acercarse a los objetivos de rentabilidad.