Ximo Puig junto al comité ejecutivo de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV)
Ximo Puig junto al comité ejecutivo de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV) - EFE

Las infraestructuras de la Comunidad Valenciana necesitan una inversión de 21.500 millones en diez años

Un estudio de la CEV recoge las exigencias económicas para cuestiones en materia de agua como energía, transporte, equipamientos sociales, medioambiente, urbanismo y mantenimiento

VALENCIAActualizado:

Un informe de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), estima en 21.500 millones la inversión mínima en infraestructuras que necesita la Comunidad Valenciana en los próximos diez años, de los que 17.983 millones serían competencia estatal y 3.547 millones de ámbito autonómico, para cuestiones en materia de agua como energía, transporte, equipamientos sociales, medioambiente, urbanismo y mantenimiento.

Así lo ha explicado el presidente de la CEV, Salvador Navarro, a los medios de comunicación antes de asistir al comité ejecutivo de la patronal, celebrado este jueves y que ha contado con la presencia del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, quien ha destacado que el documento será "un buen motor de arranque para lo que tiene que ser un gran acuerdo por las infraestructuras" que sea "estructural y no coyuntural" porque "las infraestructuras no pueden definirse de una legislatura a otra".

"Hay que ir mucho más allá e intentar formalizar un gran acuerdo para que, ligado a las disponibilidades presupuestarias, se puedan ir ejecutando las distintas obras", ha asegurado.

En este sentido, Navarro se ha sumado a la necesidad de que este informe sirva de base para establecer un pacto global por las infraestructuras que permita establecer una estrategia "común y estable en el tiempo". "Somos la segunda CCAA en exportaciones, con superávit en la balanza comercial y necesitamos esas inversiones porque tenemos unas empresas competitivas y queremos que lo sigan siendo", ha reivindicado.

Documento: 8 grandes bloques

Concretamente, el estudio 'Infraestructuras para el desarrollo socioeconómico de la Comunitat Valenciana' recoge las 317 infraestructuras físicas necesarias para alcanzar el nivel de bienestar social y el desarrollo socioeconómico que corresponde a la Comunitat Valenciana, en función de su población ajustada y PIB. Las actuaciones están divididas en ocho grandes bloques: agua, energía, transporte, equipamientos sociales, medioambiente, urbanismo y mantenimiento con su correspondiente inversión.

Para la ejecución de las obras, propone mecanismos de financiación mediante fórmulas de colaboración público-privada para un total de 7.450 millones --el 35% del total de la inversión--, de los que 5.820 corresponden a inversiones estatales y 1.630 a autonómicas. Así, la financiación pública exclusivamente sería de 14.080 millones --el 65% del total de la inversión--, de los que 12.163 serían inversiones estatales y 1.917 millones autonómicas.

Prioridades por materias

En materia hídrica, el documento estima la inversión necesaria en 1.708,7 millones que distribuye en: 336,6 millones para plantas y redes de abastecimiento; 465,9 millones para la extensión de los sistemas avanzados de tratamiento para mejorar la calidad de los vertidos y aumentar su reutilización; 370,3 millones para el impulso a las infraestructuras hidráulicas que apoyen la productividad agrícola y de otros sectores y 535,9 millones para la mejora de la gestión integral y aprovechamiento de caudales y el riesgo de inundación y sequía.

Por otro lado, cifra en 459 millones lo que la Comunitat precisa en conexiones de energía eléctrica como el refuerzo del eje de 220 kV entre la subestación de La Plana y la subestación de Morvedre, así como para nuevas subestaciones de 220 kV de Sancho Llop, Elda y Santa Pola o la línea eléctrica de 400 kV entre las subestaciones de Morella y La Plana, entre otras actuaciones.

Corredor mediterráneo y conexiones portuarias

En materia de transporte, valora en 12.384 la inversión, de los que 360,53 millones son para el Corredor Cántabro-mediterráneo; 6.000 millones para el Mediterráneo; 390 millones para la construcción de plataformas logísticas y 1.316,50 millones para conexiones portuarias intermodales, viarias y ferroviarias como los accesos ferroviarios a los recintos portuarios de Alicante y Castellón o la segunda fase del acceso norte al Puerto de València.

Asimismo, estima en 269,89 millones la inversión necesaria en construcción de circunvalaciones y vías de acceso; en 1.073 millones las obras de mejoras de enlaces; 57 millones las obras de ampliación y mejora de la red de carreteras secundarias y en 955,39 millones la conexión ferroviaria València-Alicante por la costa, entre otras actuaciones.

895,18 millones para infraestructuras escolares

Para equipamientos sociales, la inversión necesaria es de 1.307,7 millones que se distribuyen en 172,1 millones para salud y bienestar; 895,2 millones para educación y 240,4 millones para justicia, de los que 101,44 son para rehabilitación y construcción de sedes judiciales y 25 millones para la adecuación del CIE de Zapadores.

En concreto, valora en 895,18 millones la construcción de edificios para 94 colegios, 60 barracones de centros existentes y para la rehabilitación de edificios de 116 colegios; en 146 la construcción del Espai de Salut Campanar Ernest Lluch y en 26,12 millones la construcción del nuevo hospital en Ontinyent

Por otro lado, prevé 537 millones de euros para cuestiones del área de medio ambiente, de los cuales cinco millones son para tratamientos de residuos y 533 millones para protección y regulación medioambiental, mientras que los 3.683 millones necesarios en urbanismo: 1.232 millones son para movilidad urbana; 2.011 para mejora de los entornos urbanos como forma de aumentar la eficiencia y mejorar la calidad de vida y 440 millones para recuperación, mantenimiento, regeneración y renovación de edificios en zonas urbanas, tanto públicos como privados.

Finalmente para mantenimiento --1.451 millones-- estima en 88 millones lo que se necesita para conservación y mantenimiento del metro; 369 para la red de carreteras del estado; 82 millones para las vías de las diputaciones; 175 para las carreteras de la Generalitat; 12 para conservación y mantenimiento de instalaciones de abastecimiento y tratamiento de aguas y 725 millones para la mejora, modernización y conservación de la red de cercanías.