La «Geperudeta» con parte de su manto blanco de claveles, este domingo en Valencia
La «Geperudeta» con parte de su manto blanco de claveles, este domingo en Valencia - ROBER SOLSONA
Fallas 2019

La «Geperudeta» luce de blanco en la segunda Ofrenda de flores más calurosa desde 1940

Los valencianos han disfrutado de la tradición en un ambiente veraniego a 30 grados con turistas abarrotando las calles y comiendo helados

VALENCIAActualizado:

La Virgen de los Desamparados, conocida cariñosamente como "Geperudeta", luce ya en Valencia este domingo con su tradicional manto confeccionado con los miles de claveles que le han ofrecido las falleras en el primer día de la Ofrenda de las Fallas 2019, que este año ha coincidido un clima veraniego de récord de temperaturas y mucho público.

Con una máxima histórica (30 grados, el segundo día fallero más caluroso desde 1940), la agenda festiva ha continuado impasible con la entrega de premios y la decimoséptima mascletà, un disparo rítmico y potente que la pirotecnia madrileña Vulcano ha convertido en un elegante espectáculo que ha combinado sonoridad y vistosidad.

A partir de las 15.30 horas han empezado a desfilar cientos de comisiones que este domingo rinden homenaje a la patrona de Valencia en una jornada que culmina pasada la medianoche con la ofrenda de la fallera mayor infantil, Sara Larrazábal, y su corte de honor.

Niñas y mujeres desfilando en la Ofrenda de flores
Niñas y mujeres desfilando en la Ofrenda de flores - ROBER SOLSONA

Casi una hora después, sobre las 16.20 horas, se ha cortado el viento de poniente y ha entrado con fuerza viento fresco del mar, que ha enfriado el ambiente hasta los 19,9 grados en el centro de la ciudad en apenas noventa minutos.

Los valencianos, acostumbrados al cambiante tiempo fallero, han continuado la actividad sin apenas inmutarse, mientras visitantes y turistas abarrotaban las terrazas e incluso comían helados.

Miles de falleras y falleros han desfilado ante la imagen de la Virgen situada frente a su Basílica sobre una estructura de madera en la que los "vestidors" siguen con gran precisión el mismo ritual.

Una fallera besa sus flores en el momento de expresar los deseos
Una fallera besa sus flores en el momento de expresar los deseos - ROBER SOLSONA

En este epicentro fallero, los sentimientos se revelaban a flor de piel ante la mirada de la patrona, con lágrimas emocionadas, besos a las flores ante de entregarlos y expresos deseos lanzados al aire y peticiones por sus seres queridos, en uno de los actos falleros más emotivos, a medias entre la procesión cívica y el fervor religioso.

Como cada año han desfilado familias enteras, madres con bebés e incluso falleras en sillas de ruedas y han sido ellas, las principales protagonistas de la fiesta, las que han acaparado más aplausos, fotos y piropos.

También como es habitual en una Valencia en Fallas, el público -de variadas nacionalidades- ha abarrotado las vallas que delimitan el recorrido de la Ofrenda hasta las dos entradas a la plaza de la Virgen y han aplaudido el paso de cada comisión fallera.

El trabajo de precisión de los «vestidors», claves para esta tradición
El trabajo de precisión de los «vestidors», claves para esta tradición - ROBER SOLSONA

Al coincidir en un día de fútbol, los falleros valencianistas han visto dividido su corazón entre el fervor a la patrona y a los colores del club que, inmerso en su centenario, que se cumple este lunes, en plenas Fallas, ha recibido al Getafe en un partido vital para sus aspiraciones de alcanzar los puestos europeos.

En los alrededores del campo de Mestalla, los moños y la indumentaria fallera se han convertido en camisetas del Valencia CF, banderas y, pese al clima cálido, bufandas aunque tampoco ha escapado al ambiente de la fiesta josefina, pues no han faltado los típicos blusones y pañuelos falleros y tampoco el ruido de los petardos, omnipresente por toda la ciudad.

Incluso algún joven ha entrado al estadio totalmente ataviado con el traje de fallero, convencido de que se puede "sacar tiempo" para ambas pasiones, unidas porque el origen del club de Mestalla fue un 18 de marzo de 1919 en plenas fiestas de Fallas.

Un grupo participando en la Ofrenda con devoción
Un grupo participando en la Ofrenda con devoción - ROBER SOLSONA

La marea humana que toma Valencia cada día de Fallas también disfruta de espectáculos callejeros, desde mimos con figuras y equilibrios imposibles hasta coreografías de "street dance", con los monumentos falleros que se topan mientras callejean y dándose un respiro con una cerveza o un chocolate.

El castillo de fuegos artificiales de esta madrugada da paso al penúltimo día de Fallas, en el que las temperaturas sufrirán un brusco descenso, se celebrará una nueva mascletà que la Pirotecnia Valenciana dedica al centenario del Valencia y culminará con el espectáculo pirotécnico nocturno más emblemático, la Nit del Foc.