Presentación de la manifestación convocada por la comisión para el 9 d'Octubre
Presentación de la manifestación convocada por la comisión para el 9 d'Octubre - ROBER SOLSONA
Día de la Comunidad Valenciana

La Comissió 9 d'Octubre avisa a Delegación que si no separa las marchas será responsable de las agresiones

Aseguran que sus entidades «suman una importantísima base social» mientras que el resto de convocantes amparan comportamientos violentos

VALENCIAActualizado:

La Comissió 9 d'Octubre ha advertido a la Delegación del Gobierno en la Comunidad Valenciana de que "si no separa física y temporalmente a los grupúsculos violentos, será responsable de las posibles agresiones de la ultraderecha que se puedan producir" durante la tarde, con las manifestaciones convocadas para el próximo martes en el centro de València con motivo de la festividad.

Así lo ha manifestado la Comissió en un comunicado este viernes, un día después de reunirse con el delegado del Gobierno, Juan Carlos Fulgencio, al que le trasladaron una "lista muy larga" de propuestas y consideraciones, según explicó el secretario general de Acció Cultural del País Valencià (ACPV), Toni Gisbert. Fulgencio aseguró que habría un dispositivo policial "más que suficiente para atender todo" lo organizado durante la tarde del Día de la Comunitat.

Para la Comissió, la decisión de Delegación de que marchas de diferente signo político "compartan recorrido" y de "pretender solucionar el potencial conflicto con un despliegue inusualmente numeroso de policía ya es, de partida, renunciar a medidas de prevención efectivas, porque la intervención policial tiene que ser un recurso" cuando "la situación no se ha podido controlar".

Los representantes de la Comissió aseguran que insistieron ante el delegado en que su organización está formada por entidades, sindicatos y partidos que "suman una importantísima base social" y con "reconocido compromiso democrático", mientras que "las otras convocatorias responden a siglas sin base social, ninguna trayectoria ni actividad conocidas" y han "sido relacionadas con hechos violentos y comportamientos antidemocráticos".

"Hablamos de dos realidades radicalmente diferentes y no equiparables, y la Delegación tiene que decidir hasta qué punto quiere dar cobertura a comportamientos violentos y antidemocráticos y a siglas fantasma que juegan con el sistema garantista de protección del derecho de manifestación para intentar pervertirlo", remarcan desde la plataforma.

Separación «clara» de las marchas

La Comissió, en concreto, propuso una "separación física clara de recorridos, de forma que las convocatorias que parten de la plaza de San Agustín sean dirigidas en direcciones opuestas": "La de la Comissió y cualquier otra de signo democrático en una dirección, y las de las siglas fantasma que potencialmente pueden reunir a grupúsculos marginales y violentos en la dirección contraria, alejando del centro de la ciudad el riesgo de violencia y facilitando así la tarea de las fuerzas de seguridad de control".

En esta línea, ha recriminado que la Delegación se mantenga en el "inmovilismo" y que "las buenas palabras no se traduzcan en hechos", "una práctica política que causa pérdida de confianza".

La Comissió 9 d'Octubre "no comparte este ordenamiento y, nuevamente", ha advertido a la Delegación de la "responsabilidad en la que puede recaer, bien por desconocimiento al tratarse de un equipo nuevo que nunca ha afrontado una situación como esta, bien por un interés particular", ha concluido.