El fugitivo, custodiado por la Guardia Civil
El fugitivo, custodiado por la Guardia Civil - ABC
Alicante

Capturan en Altea por posible abuso sexual a un fugitivo lituano por intento de homicidio

El prófugo ocultó hasta tres veces su identidad mientras se ha refugiado en España

ALICANTEActualizado:

La Guardia Civil ha capturado en el municipio alicantino de Altea a un violento y escurridizo fugitivo lituano -había cambiado de identidad tres veces- buscado por intento de homicidio y tráfico de drogas, al haber sido denunciado en España por un supuesto abuso sexual y falsedad documental.

El arrestado, considerado "peligroso" por las autoridades de su país, ha ingresado en prisión provisional, comunicada y sin fianza, a la espera de ser extraditado a su país, ha informado este jueves el instituto armado.

El prófugo, de 24 años, está acusado en Lituania de los delitos de tráfico de drogas, homicidio en grado de tentativa, lesiones graves, posesión ilegal de armas de fuego y munición, y alteración del orden público.

En España fue denunciado por un supuesto delito de abuso sexual y otro de falsedad documental, aunque quedó en libertad provisional por estos hechos tras pasar a disposición judicial.

No obstante, en el momento de su captura por estos dos presuntos delitos, entre finales de mayo y junio pasados, iba indocumentado y aportó identidades distintas, de origen lituano.

Condenado

Posteriormente, las autoridades de Lituania confirmaron a la Guardia Civil que ninguna de las filiaciones facilitadas por él existían, si bien luego se pudo determinar su verdadera identidad y que había huido de su país tras haber sido condenado por un intento de homicidio.

La justicia lituana le considera una persona "violenta, armada y peligrosa", según el instituto armado.

Al parecer, en el verano de 2015, el detenido fue interceptado en Lituania con un acopio de diferentes tipos de droga (marihuana, hachís, cocaína y anfetaminas, entre otras sustancias) con la pretensión de ser distribuidas.

Dos años más tarde, el 21 de agosto de 2017, el joven protagonizó un altercado con unas personas en una cafetería de Vilna (Lituania), en el que sacó un arma de fuego y llegó a efectuar cuatro disparos hacia dos individuos, rebotando una de las balas e impactando accidentalmente sobre un cliente del local que nada tenía que ver con la trifulca.