Rafael Ribó, a la derecha, durante la rueda de prensa - SINDIC.CAT | Vídeo: ATLAS

El Síndic recomienda a Torra retirar la simbología partidista de los edificios de titularidad autonómica

Rafael Ribó insta al presidente de la Generalitat que acate la decisión de la JEC por ser una medida «temporal»

BarcelonaActualizado:

El Síndic de Greuges ha dado a conocer esta tarde el informe que le solicitó el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, sobre la conveniencia de acatar la decisión de la Junta Electoral Central (JEC) en relación a la retirada de los símbolos partidistas de los espacios públicos de los edificios de titularidad autonómica, y en el que recomienda su retirada de forma temporal.

Rafael Ribó ha indicado, este martes en rueda de prensa, que la decisión de la JEC es «una medida temporal» y que solo tiene vigencia «durante el periodo electoral», por lo que una vez concluido este los lazos amarillos, los carteles políticos y las pancartas partidistas podrían volver a las fachadas y espacios públicos de los edificios de la Generalitat.

Aunque el defensor del pueblo autonómico catalán comparte con Torra el argumento de que las instituciones públicas no tienen que mantener la neutralidad (que sí han indicado varias resoluciones judiciales), Ribó, en este caso, coincide con el criterio de la JEC y apela «a la necesidad excepcional de preservar escrupulosamente la neutralidad ideológica de los poderes públicos durante el periodo electoral».

Libertad de expresión

Dejando claro que las resoluciones del Sindic no son vinculantes, Ribó ha explicado también que los funcionarios y, en general, todo el personal de la administración, deben tener garantizado el derecho a la libertad de expresión en su puesto de trabajo, pero que la administración puede circunscribirlo "en determinados espacios en el interior de las dependencias para garantizar la coexistencia de este derecho" con el derecho de la ciudadanía a tener una administración neutral.

Al preguntársele si cree que Torra se ha escudado en el Síndic de Greuges, Ribó ha asegurado que no se siente utilizado por nadie y que nunca se ha sentido así desde que está al frente de la institución: "No me siento utilizado, y el día que me eligieron mi compromiso fue que ninguna de nuestras resoluciones fueran interpretadas en clave política". Además de reivindicar la independencia de la institución, ha vaticinado que, pese a la resolución, la casuística a la hora de buscar alternativas a los lazos amarillos será "inmensa".