Planta de la empresa Aguas Ter-Llobregat (ATLL)
Planta de la empresa Aguas Ter-Llobregat (ATLL) - ABC

El Supremo ratifica la anulación de la mayor privatización llevada a cabo por la Generalitat

El Alto Tribunal desetima el recurso de la Generalitat contra la anulación de la adjudicación de la gestión de la empresa pública Aguas Ter-Llobregat (ATLL)

BARCELONAActualizado:

El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso presentado por la Generalitat de Cataluña y ha ratificado la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que declaró nulo el procedimiento de adjudicación de la gestión de la empresa pública Aguas Ter-Llobregat (ATLL).

La decisión deja en el aire la mayor privatización llevada a cabo por la Generalitat, que a finales de 2012 -bajo el mandato autonómico de Artur Mas- adjudicó la gestión de ATLL a un consorcio liderado por Acciona y por BTG Pactual.

En junio de 2015, el TSJC anuló ese procedimiento por considerar que vulneró «los principios de publicidad, concurrencia e igualdad», una decisión contra la que presentaron recurso tanto la Generalitat como Acciona y que hoy ha confirmado el Supremo, informa Efe.

El valor total de la privatización ronda los 1.000 millones de euros. A partir de ahora, Acciona podrá emprender acciones legales contra la Generalitat, ya que la empresa abonó 300 millones de euros a la administración autonómica y cada ejercicio paga un canon por el contrato de 50 años.

Abastece a 4,5 millones de personas

ATLL es la empresa pública que presta el servicio de abastecimiento de agua «en alta» (desde las cuencas de los ríos hasta los depósitos municipales) a Barcelona y su área metropolitana, que abastece a unos 4,5 millones de personas, lo que da una idea de la importancia de la privatización.

El origen de la batalla judicial es la privatización de su gestión, que la Generalitat llevó a cabo el 6 de noviembre de 2012, días antes de las elecciones autonómicas, y que finalmente adjudicó al consorcio liderado por Acciona, descartando la oferta presentada por Agbar.