La Generalitat culpa al Estado de la asfixia «fiscal y cultural» de Cataluña

La vicepresidenta del Govern, Joana Ortega, ha exigido al PP que el nuevo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pague los 759 millones de euros que adeuda a Cataluña en cumplimiento del Estatut

barcelona Actualizado:

El gobierno catalán ha culpado hoy al Estado de la "asfixia" fiscal, cultural y en materia de infraestructuras que entiende que padece Cataluña por los incumplimientos del Gobierno español.

Diversos consellers han aprovechado la sesión de control al ejecutivo en el Parlamento catalán para denunciar esta situación, e incluso la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega, ha exigido al PP que el nuevo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pague los 759 millones de euros que adeuda a Cataluña en cumplimiento del Estatut.

La diputada popular María De los Llanos de Luna ha reprochado al Govern que consignara estos 759 millones en los presupuestos de la Generalitat para 2011 cuando eran "meras expectativas", y Ortega le ha replicado que era un compromiso en firme del Gobierno y le ha espetado: "Que pague el señor Rajoy".

Después de presentar un presupuesto para 2012 que incluye la subida del título de transporte más usado, el cobro de un euro por receta médica, el aumento de la fiscalidad sobre las gasolinas o una tasa turística, el Govern ha arremetido desde diversos frentes contra el Gobierno español saliente por "no cumplir sus compromisos".

Ortega ha asegurado que los funcionarios no cobrarán puntualmente el 20% de su paga extra de Navidad por este impago del Gobierno, y ha justificado el recorte de jornada a los interinos para reducir costes sin despedir a nadie.

5.000 millones de deuda

En respuesta al diputado no adscrito Joan Laporta, el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, también ha reiterado el malestar del Govern con el Gobierno saliente por este impago de los 759 millones de euros, y ha culpado al Ejecutivo español de los retrasos en los pagos a proveedores.

A preguntas de CiU, el conseller de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, ha asegurado que el Gobierno español acumula "una deuda de 5.000 millones" con Cataluña.

Y es que, según Recoder, en los últimos años, y a pesar de los compromisos contraídos entre ambas administraciones, el Estado "ha dejado de invertir 1.400 millones en carreteras, 1.800 en inversiones ferroviarias" y apenas han abonado 400 de los 4.000 millones prometidos en inversiones para mejorar la red de Cercanías.

Recoder, además, se ha quejado del descenso de la aportación del Estado en la financiación del transporte público del área metropolitana de Barcelona.

Los papeles de Salamanca

En la misma sesión de control, el conseller de Cultura, Ferran Mascarell, ha opinado que el Gobierno somete a Cataluña a una "asfixia cultural" tanto o "más importante" que la fiscal.

Mascarell ha lanzado esta crítica por la negativa del Gobierno socialista a continuar con el traslado a Cataluña de los llamados 'papeles de Salamanca'.

"Esperamos que todo esto cambie", ha afirmado Mascarell, que ha asegurado que aunque la ministra socialista Ángeles González-Sinde tenía la "voluntad" de cumplir con lo pactado, hubo "órdenes superiores" para paralizar el traslado de los documentos pendientes.

En respuesta a una pregunta de CiU, Mascarell ha subrayado que el Estado "ha dejado de respetar sus propias leyes fundamentales" y tampoco "respeta las leyes" del Parlament.

También en esta sesión control, el titular de Bienestar, Josep Lluís Cleries, se ha quejado de los incumplimientos del Gobierno respecto a las aportaciones económicas que debe hacer a las comunidades para la integración de la inmigración.