Joan López - Tribuna Abierta

Brexit y el separatismo

La algarabía de nuestros separatistas durará poco si el Brexit se consuma

Joan López
Actualizado:

La capacidad de los independentistas de adaptarse a lo que más les convenga siempre me supera. Reconozco que hasta hoy, cándido de mi, creí que un posible victoria del Brexit, el próximo jueves, en el Reino Unido, enterraría las últimas esperanzas de los independentistas. En mi mente, excesivamente lógica y poca dada a ensoñaciones pensé, erróneamente, que la posible, y no deseada por mi, salida de los británicos de la UE iba a generar tal follón económico y político que iba a desincentivar los ímprobos esfuerzos de Junqueras, Puigdemont, Mas, Homs, Gabriel, etc… por sacarnos de España.

Cuan equivocado estaba, resulta que los independentistas desean fervientemente la victoria del Brexit. ¿Por qué? Nuestros "indepes" han comprado toda la mercancía argumental de Farage, su UKIP y todos los eurófobos y aislacionistas británicos. Si se produce el Brexit, afirman sus partidarios, el Reino Unido decidirá sobre cualquier aspecto políticos, económico y social y además dejarán de pagar 10.000 a Bruselas que ellos podrán administrar en bien de su pueblo. ¿A qué les suena? Los argumentos de los euroescépticos british coinciden como dos gotas de agua con las ideas del triunvirato CDC-CUP-ERC.

Así las cosas, hoy se me cayó la venda del ojos. Los separatistas catalanes anhelan el Brexit. Es, según su enfermiza teoría, la constatación de que puedes abandonar la Unión Europea y no pasa nada. “Si el Reino Unido se va y no sucede nada, nosotros podemos hacer lo mismo”. Olvidan nuestros próceres estelados que Londres acuña su propia moneda, tienen, ellos sí, estructuras de estado desde hace más de 1.000 años y son la quinta economía del Mundo. Nosotros, una calificación de deuda como la Bangladesh.

La algarabía de nuestros separatistas si el Brexit se consuma durará poco. Si UK vota por el abandono de Europa, Escocia procederá a solicitar rápidamente un referéndum, que quizás ganen y así puedan reintegrarse en la Unión Europea, justo lo contrario que le sucedería a Cataluña si se separara de España. Gibraltar, seguramente, perdería su estatus de colonia y los llanitos solicitarían ser españoles para no quedar aislados tras la verja con los monos. La Unión Europea procedería a proteger y cohesionar sus estados más que nunca para evitar que el ejemplo británico cundiera, pero todo ello no conviene a la realidad virtual indepe y por lo tanto ni se lo plantean.

Joan LópezJoan López