Turistas en una céntrica calle de la capital leonesa durante una Semana Santa
Turistas en una céntrica calle de la capital leonesa durante una Semana Santa - ICAL

El sector turístico fía al tiempo rozar el lleno los «días estrella» de la Semana Santa

Prevé una ocupación «excepcional», e incluso una tendencia creciente desde hoy hasta el miércoles

ValladolidActualizado:

Balcones engalanados, calles despejadas y pasos y tallas custodiados en sus respectivas iglesias a la espera de visitantes. Con el Domingo de Ramos arrancó ayer «oficialmente» la celebración de una nueva Semana Santa, a la que el sector turístico confía un año más ser el punto de inflexión entre unos flojos meses de enero y febrero y los ansiados puentes del mayo. Todo parece indicar que la Semana de la Pasión ofrecerá «suculentas» cifras al sector, que de momento mira desconfiado al cielo esperando que el tiempo les respete y les permita confirmar unas previsiones de ocupación que superan de media para los llamados «días estrella», del Jueves al Sábado Santo, el 95 por ciento, según los datos que manejan hoteleros y hosteleros de reservas.

«Estamos satisfechos con las previsiones. Ahora nos toca mirar al cielo y rezar un poco», sostiene Francisco Posada, presidente de la Asociación de Hoteles de Valladolid. La capital vallisoletana prevé una ocupación media que «andará entre el 70 y 75 por ciento», elevándose al «85 ó 90» del jueves al sábado. Sigue así una tendencia «estancada» en los últimos años, destaca Posada, si bien admite que el hecho de la inmediata celebración del 23 de abril (la fiesta de Castilla y León) tras el Domingo de Ramos podría sumar más ocupación el sábado y el domingo.

«Excepcional» volverá a ser la Semana Santa en Salamanca, señala el presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería, Alain Saldaña, quien no lo fía tanto al tiempo como su compañero vallisoletano. En esta ciudad, los días centrales -jueves y viernes- se prevé rozar el lleno absoluto (con una ocupación del 98 por ciento), mientras que el sábado se reduce al 90; de lunes a miércoles estará entre el 65 y 70 por ciento, y el Domingo de Resurrección, en el 59. Todos estos datos hacen que la media de la semana supere el 87 por ciento, que en palabras de Saldaña, «colma las expectativas» del sector como lo ha hecho en los últimos años. La media de estancia «no llega a los tres días».

Reto: prolongar la estancia

Prolongar la permanencia es uno de los deberes eternamente pendientes que tiene el sector en Castilla y León, recuerda el presidente de la Confederación de Hosteleros de Castilla y León, Ángel Blasco. Una tarea que se complica aún más en el medio rural, donde la dificultad para mantener abiertos monumentos e iglesias complica el turismo cultural, considera este segoviano propietario de una posada en Navafría. Los hosteleros creen que el hecho de que los escolares de Castilla y León hayan contado en esta ocasión con vacaciones toda la Semana de Pasión no ayuda a que el visitante, sobre todo el familiar, sea de la Comunidad, que por lo general si no es muy seguidor de estas fechas prefiere escaparse a la costa. Madrid, Extremadura, Cornisa Cantábrica, Levante o Andalucía son las regiones de origen de la mayoría de turistas.

En Salamanca hubieran preferido que la Semana Santa cayera en marzo para iniciar antes el despegue y la curva ascendente de cara a los siguientes meses. No obstante, «siempre es un bienvenido Mister Marshall y si el tiempo acompaña repercutirá en las terrazas y locales de ocio», apostilla Saldaña, quien cifra en torno al 20% el incremento de las plantillas estos días.

En Zamora, en cambio, ven positivo que la Pasión haya caído en abril, con la primavera avanzada y más tiempo para que la economía familiar se haya repuesto de la cuesta de enero. La Asociación Zamorana de Empresarios de Hostelería prevé una ocupación que rondará el 98 por ciento el Jueves y Viernes Santo, aunque esa previsión puede variar según la meteorología, ya que algunas reservas es posible cancelarlas hasta 72 horas antes. No obstante, en general, el balance de la que es la campaña más fuerte del año es positivo y las previsiones apuntan a un incremento de la afluencia de visitantes. Una tendencia al alza respecto a 2018 también esperan en León, sobre todo en los días considerados mas «flojos»; del jueves al sábado la ocupación será del «cien por cien». Así lo estima el presidente de la Unión Hotelera de León, Manuel García, quien se mostró satisfecho. «Nos influye la meteorología, por eso estamos mirando al cielo a ver qué pasa, pero la Semana Santa siempre es buena. Los que vienen de fuera no se va quedar en el hotel, salen y disfrutan de León», refrenda el presidente de la Asociación Empresarial de Hostelería y Turismo de la Provincia de León, Martín Méndez.