Los tres candidatos castellano y leoneses a la presidencia del Partido Popular: José Ramón García, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, en una foto de archivo
Los tres candidatos castellano y leoneses a la presidencia del Partido Popular: José Ramón García, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, en una foto de archivo - ICAL

Primarias del Partido Popular: «Granero» de candidatos y votantes

El número de inscritos en la región (6.609) para participar el 5 de julio es seis puntos superior a la media

VALLADOLIDActualizado:

Granero de España durante años gracias a su basta extensión cerealista, Castilla y León también lo ha sido en votos para el Partido Popular. Una autonomía en la que la formación de la gaviota siempre ha consechado buenos resultados y en la que el dominio a nivel autonómico y municipal se prolonga durante años. Ni siquiera en las últimas citas con las urnas, pese a acusar también la irrupción de nuevas fuerzas, el PP no se vio superado y siguió como la fuerza más votada.

Y ahora que la formación se enfrenta a un proceso histórico con unas primarias inéditas para la elección de su nuevo líder tras el anuncio de Mariano Rajoy de su marcha, Castilla y León también tendrá, y ya está teniendo, un peso especial. La mitad de los candidatos a la sucesión tiene partida de nacimiento con sello en alguna provincia de la Comunidad. En número de afiliados, también tiene un peso relevante que hará que el posicionamiento de las bases sea importante. De hecho, según los datos oficiales facilitados ayer por el PP de Castilla y León, 6.609 serán los afiliados que podrán votar el 5 de julio en las primarias, lo que supone un 13,3 por ciento del total de la Comunidad, porcentaje similar al que se registró en las votaciones del Congreso regional de 2017. De esta forma, los populares de Castilla y León demuestran gran interés en este proceso y tanto es así que superan en casi seis puntos la media nacional de inscritos.

Tras el cierre del plazo, el lunes a las 14.00 horas, los datos de inscripción por provincias son los siguientes: en Ávila, 580; en Burgos, 795; en León, 1.028; en Palencia, 548; en Salamanca, 888; en Segovia, 295; en Soria, 413; en Valladolid, 1.450, y en Zamora, 612.

Una cifra que determina también el número de compromisarios, donde la región viajará a Madrid con un nutrido grupo, pues más del 10 por ciento de quienes tendrán la última palabra tienen su carné por Castilla y León.

Tierra vinculada a los dos últimos presidentes del PP nacional (José María Aznar fue elegido diputado por Ávila, además de ser presidente de la Junta de Castilla y León, y Mariano Rajoy pasó parte de su infancia en León), en la nutrida pugna por hacerse con las riendas de Génova, tres de los siete candidatos también hunden sus raíces aquí, aunque su carrera política haya estado más ligada a Madrid: Soraya Sáenz de Santamaría, Pablo Casado y José Ramón García.

Carreras en Madrid

Aunque diputada por Madrid, Soraya Sáenz de Santamaría es vallisoletana; Pablo Casado, parlamentario por Ávila, es de Palencia; y José Ramón García, también con escaño en la Carrera de San Jerónimo, es abulense, provincia por la que se presentó en 2016.

La exvicepresidenta nació en Valladolid en 1971, ciudad en la que estudió y donde residió con su familia. Aunque la carrera política de Sáenz de Santamaría está vinculada a Madrid, siempre destaca su procedencia vallisoletana. Palentino de nacimiento y de conocida familia en esta ciudad, Pablo Casado comenzó a estar ligado a la política de Castilla y León en 2011, cuando entró a formar parte de las listas en las elecciones generales, pero no por su provincia nata, sino como «paracaidista» en Ávila. Una tierra a la que ha estado desde entonces muy unido, acude a los actos del partido y en 2015 y 2016 volvió a repetir en la candidatura por la que conserva su acta en el Congreso. De la misma lista formó parte José Ramón García Hernández, abulense de nacimiento, con una dilatada carrera diplomática que hasta 2015 había formado parte activa de la política madrileña.

Mañueco, vicepresidente

Pero no sólo por los nombre propios de los aspirantes tiene un peso importante Castilla y León en este proceso, en el que el presidente regional del partido, Alfonso Fernández Mañueco, ocupa una de las vicepresidencias del comité organizador que encabeza el eurodiputado Luis de Grandes. Los afiliados también son numerosos. Es la quinta Comunidad con la base más amplia. Más de 49.600 afiliados de los 869.000 tienen carné por alguna de las nueve provincias de la región (5,7 por ciento del total), la quinta cifra más alta, por detrás de territorios más poblados como Andalucía, Comunidad Valenciana, Galicia y Madrid. No obstante, la posición de Castilla y León ante los candidatos está abierta. Sin un candidato favorito -al menos de forma pública- por parte de la dirección del partido una vez que no triunfó su idea de intentar una lista única, Mañueco ha apelado a la «neutralidad» y a la «libertad» de la militancia para elegir. Y dado el número de afiliados, su postura tendrá un peso importante en un resultado que se aventura muy abierto.

Y esa sólida base, unida a los buenos resultados electorales de la Comunidad más extensa y con más provincias hacen que la cifra de compromisarios, quienes votarán en el Congreso del 20 y 21 de julio sea de las más elevadas. Con 350 (266 elegidos en asambleas, 12 de Nuevas Generaciones y 72 natos), acapara más del 10 por ciento del total.

Muchos son los cargos del partido y altos cargos de la Junta que participarán en estas votaciones. La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, avanzó ayer que como afiliada del PP sí participará en las primarias que elegirán al líder del partido, un aspecto que definió «importante para España».