La prueba comenzará a realizarse en el Hospital Río Hortega con la intención de extenderla a otros centro
La prueba comenzará a realizarse en el Hospital Río Hortega con la intención de extenderla a otros centro - ABC
Sanidad

Una nueva prueba «sin riesgo» sustituirá en los hospitales de Castilla y León a la amniocentesis

La prueba permitirá detectar cromosómicas en los bebes no natos con un análisis de sangre

I. JIMENO
ValladolidActualizado:

«Más sencilla» y «sin riesgo ni para la gestante ni para el bebé». Así es la nueva prueba que sustituirá a la tradicional amniocentesis para detectar posibles problemas genéticos en el feto. Conocido como test de aneuploidías en sangre a las futuras madres, permitirá únicamente con un análisis diagnosticar o descartar anomalías cromosómicas en los bebes no natos.

Para poder llevar a cabo esta nueva técnica, el consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León aprobó ayer una partida de más de 1,15 millones de euros que permitirá adquirir los reactivos y un secuenciador masivo con el que realizar las pruebas. El nuevo sistema se instalará en el Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid, aunque la intención del Gobierno regional es «ir ampliándolo en otros centros», según destacó la portavoz del Ejecutivo regional, Milagros Marcos.

El material que se adquirirá permitirá la realización de un «cribado avanzado», con la «misma fiabilidad» que la amniocentesis, pero de forma más limpia y menos invasiva tanto para la madre gestante como para el feto, de cara a diagnosticar o descartar anomalías cromosómicas. La nueva prueba permite analizar el ADN del bebé en la sangre de la madre y obtener, de este modo, resultados de una forma no invasiva y con un procedimiento que no entraña riesgos para ninguno.

Se implantará primero en el Río Hortega de Valladolid, aunqeu la intención de la Junta es ir ampliándolo a otros centros

El test de aneuploidías es «uno de los más seguros» al no requerir más que una muestra de sangre de la gestante. Aunque para hacer efectiva la prueba es necesario procesar posteriormente esa muestra mediante técnicas de biología molecular. Y a ese fin va destinada la partida económica aprobada ayer, con la que se dotará al laboratorio de genética del Río Hortega de los medios necesarios para esos estudios de ADN.

Hospital Río Hortega de Valladolid
Hospital Río Hortega de Valladolid - ICAL

Actualmente, el diagnóstico prenatal comienza con la realización de un cribado inicial, durante el primer trimestre de embarazo, en el que se estudia el riesgo de síndrome de Down o de Edwards. Y según ese resultado se decide si es necesario ofrecer a la madre gestante la opción de llevar a cabo un análisis más pormenorizado. Para ello se requiere conseguir material genético del feto, lo que tradicionalmente se lleva a cabo mediante la amniocentesis, una punción hasta llegar al líquido amniótico, es decir, el que rodea al bebé en el útero, para su análisis.

La nueva prueba permitirá dejar de usa la técnica tradicional para detectar posibles anomalías cromosómicas prenatales.