Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado
Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado - J.J.Gámez

Neutralidad «oficial» con algún dirigente desmarcado

El PP de Castilla y León se aferra a la imparcialidad, aunque en la primera vuelta las bases votaron a Santamaría

VALLADOLIDActualizado:

Mañana será la gran cita para los más de 3.000 compromisarios del PP que deberán elegir a quién está llamado a presidir la formación política en los próximos años, que sólo podrá ser o Soraya Sáenz de Santamaría o Pablo Casado. Los 350 compromisarios que Castilla y León lleva al Congreso, que se celebrará en Madrid entre el viernes y el sábado, no cuentan, de forma oficial, con el mandato de apoyar a uno u otro candidato. De hecho, el propio presidente autonómico del PP, Alfonso Fernández Mañueco, ha proclamado hasta la saciedad la neutralidad de los populares castellano y leoneses que, en principio, pueden votar libremente a uno u otro candidato. Es más, tanto Mañueco como algunos barones provinciales apostaron por una lista de integración entre Casado y Santamaría para evitar así el duelo inevitable que se producirá a partir de mañana.

Sin embargo y a pesar de la pregonada imparcialidad, las direcciones provinciales intentan atar en la medida de lo posible el voto de los compromisarios, a lo que hay que sumar que ya los militantes dejaron meridianamente clara su apuesta por la vallisoletana Soraya Sáenz de Santamaría. De hecho, la que fuera vicepresidenta del Gobierno se impuso en la Comunidad durante la primera vuelta de las primarias al vencer en siete de las nueve provincias (Casado sólo ganó en Ávila y Palencia) al lograr el 50% de los votos, frente al 36,2 de Casado y el 9,90 de Dolores de Cospedal. Es más, el mejor resultado de la exvicepresidenta lo obtuvo en los feudos de los tres dirigentes populares con más peso: Zamora (Fernando Martínez-Maillo), Salamanca (Mañueco) y Segovia (Francisco Vázquez).

Sin embargo, la posibilidad de que Casado pueda aglutinar el voto de los seguidores de Cospedal y del abulense García-Hernández, aporta bastante emoción a un Congreso de cuyo resultado pueden depender muchos de los nombres que suban a las candidaturas municipales y autonómicas del próximo año. De momento, a tenor de los resultados de la primera vuelta de las primarias, Castilla y León estaría con Sáez de Santamaría. Que el coordinador general d el partido, el zamorano Fernando Martínez-Maillo, dejase constancia de su predilección por la vallisoletana, puede ser un motivo de arrastre. Como también lo es que el propio presidente de los populares en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, encontrase en Pablo Casado un rival en su carrera por la Presidencia del partido en la Comunidad.

Así son las cosas, aunque unos y otros se afanan por trasladar un mensaje de neutralidad y de unidad, desde las direcciones provinciales la consigna que más se repite pasa por Sáez de Santamaría. Y no hay que olvidar que los compromisarios son, en su mayoría, cargos públicos u orgánicos del partido, no militantes de base, lo que tampoco quiere decir que en su totalidad se tengan que ajustar a las directrices de la dirección. En Valladolid, por ejemplo, el presidente provincial y presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, aseguró horas después de la primera vuelta de las primarias que la presidenta tenía que ser Santamaría. Enfrente, la presidenta de las Cortes autonómicas, Silvia Clemente, ha apostado clarísimamente por Casado, antes lo hizo por Cospedal, como también lo ha hecho la que fuera ministra de Agricultura, la vallisoletana Isabel García Tejerina.