La diputada por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, interviene en el Curso sobre los valores de la Transición de la UEMC
La diputada por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, interviene en el Curso sobre los valores de la Transición de la UEMC - Rubén Cacho

Álvarez de Toledo apuesta por una «España Suma» como solución a la fragmentación nacional

Define a Sánchez como el «alumno aventajada de Zapatero» por querer «pasear a Franco como a Juana la Loca»

VALLADOLIDActualizado:

La diputada del Partido Popular por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, ha apostado este viernes por una «Cataluña Suma» y «España Suma» -en referencia a la coalición Navarra Suma que integra al PP, Ciudadanos y la Unión del Pueblo Navarro (UPN)- como una filosofía por la que trabajar.

Álvarez de Toledo, que participó en Valladolid en un curso de verano, explicó que su iniciativa pretende dejar atrás la postura del expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, cuando dijo que «se fueran del Partido Popular aquellos que quisieran irse al partido liberal o conservador», y para el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que pidió a los que no pensaban como él que abandonaran Ciudadanos y montaran su propio partido, algo que, a su juicio, no es la solución.

La diputada, codirectora del curso sobre los valores de la Transición que organiza la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC), participó en la penúltima conferencia del mismo, en la que refirió a la fragmentación que hay en España, como una consecuencia del colectivismo, encabezado por la izquierda. En su intervención, hizo una reivindicación de «lo común» frente a la fragmentación, el conflicto y la política de «vetolandia», en la que todo el mundo veta a todo el mundo.

Álvarez de Toledo se refirió también al candidato a la Presidencia del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, como uno de los símbolos de la fragmentación, por establecer el «no» a Rajoy como «el eje absoluto de su política», o ser el «alumno aventajado de Zapatero» por querer «pasear el cadáver de Franco como hizo Juana la Loca, para hacer luchas con el presente». Además de forjar una mayoría para la moción de censura con los «grupúsculos» identitarios y nacionalistas.

Le reprochó a Sánchez el veto al líder de Podemos, Pablo Iglesias, por «no querer un vicepresidente que hable de presos políticos», cuando él «tuvo una mayoría para acceder al gobierno con los que hablan de que España es una dictadura», algo que calificó como «el colmo del cinismo», informa Ical.

Para la diputada del Partido Popular, otro de las personas que representan la fragmentación es el primer secretario del Partido Socialista de Cataluña (PSC), Miquel Iceta, por ser el primero que habló de indultos, «saltándose la presunción de inocencia» de los políticos catalanes encarcelados, y estar considerado «más centrista que Inés Arrimadas por estar más cercano al nacionalismo».

El tercer personaje que identifica Álvarez de Toledo con la fragmentación, es la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, la «punta de lanza del ramalazo identitario y del feminismo radical». En este sentido, criticó la «aberración» que supone «llevar al código penal» que haya una presunción de inocencia «en función del sexo».