Christian López, delante del edificio Messeturm, en Frankfurt, el pasado año. Este año volverá a subir este rascacielos, que tiene 64 plantas
Christian López, delante del edificio Messeturm, en Frankfurt, el pasado año. Este año volverá a subir este rascacielos, que tiene 64 plantas - ABC

«Me miran raro cuando ven que subo más rápido que el ascensor»

Christian López corre este sábado el campeonato de Europa de Carrera Vertical en Polonia

ToledoActualizado:

Christian López Rodríguez (Cabañas de la Sagra, Toledo, 1988) no tiene zapatillas, sino alas. Este doctor en Ciencias del Deporte ocupa el puesto 42 de la clasificación mundial de carreras verticales urbanas (subir a toda velocidad las escaleras de edificios emblemáticos). Este sábado tiene una gran oportunidad de avanzar más peldaños en esa lista. Para conseguir ese objetivo, intentará colarse entre los primeros del campeonato de Europa, que se celebra esta mañana en Varsovia (Polonia), donde estarán los 75 más rápidos del planeta.

Allí, Christian tendrá que superar tres pruebas en el edificio Rondo 1, con una altura de 37 pisos. La primera parte consistirá en subir 19 plantas y luego deberá acabar otras dos mangas de 37 pisos cada una. La diabetes que padece no es un obstáculo. «Los niveles de glucosa están muy estables. Aunque he tenido alguna bajada, con un gel de glucosa recupero en diez minutos», cuenta.

Más oportunidades

Para que su enfermedad no le juegue una mala pasada en Varsovia, Christian ha realizado un entrenamiento específico durante los últimos dos meses: tres veces por semana, escalera, y otros tres días, ejercicios para compensar y evitar desequilibrios musculares. Entre sus lugares de entrenamiento, están las cuatro torres de edificios que se levantan en el barrio toledano de Santa María de Benquerencia. Cada bloque tiene 15 plantas y la gente que se cruza con él le mira raro, porque «no está acostumbrada a ver a nadie subir escaleras y llegar al ático antes que el ascensor».

Después de Varsovia, Christian tendrá más oportunidades para asaltar el «top ten» del circuito mundial, su objetivo a largo plazo. Las entrañas de su rascacielos talismán, el Bali de Benidorm (52 plantas), las recorrerá el 14 de mayo. También participará en una competición en la Torre Picasso (Madrid, 47 pisos), además de subir el Messeturm, en Frankfurt (Alemania), con 64 plantas.