Bargas (de rojo) y Olías del Rey (blanco) vivieron derbis de mucha pasión en la División de Plata. Aquí una imagen de 2001
Bargas (de rojo) y Olías del Rey (blanco) vivieron derbis de mucha pasión en la División de Plata. Aquí una imagen de 2001 - Ó. H.
Deportes

La AD Bargas de fútbol sala celebra sus bodas de plata

Tras las desapariciones o refundaciones de Olías, Ocaña, Toledo y Talavera, es el club con más solera de la provincia de Toledo. En la actualidad, está consolidado en Segunda B

TOLEDO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Hubo un tiempo, digamos que a finales de los ochenta y durante la década de los noventa, en el que el fútbol sala era una religión en la provincia de Toledo. Como ir a misa los domingos, los fieles de este deporte llenaban los pabellones para ver a brasileños hacer regates imposibles y a algunos de los mejores jugadores españoles. En esa época el Toledart ganó una Liga y luego, cuando se trasladó a Talavera y cambió de nombre, fue campeón de Europa.

Bajo ese paraguas, en 1993 se creó la Asociación Deportiva Bargas, que este año celebra sus bodas de plata. Nació como un equipo modesto, pero el primer año ganó la Liga autonómica de Castilla-La Mancha y subió a categoría nacional. Otros dos ascensos más propiciaron que en 1998, con solo cinco años de historia, los bargueños se plantaran en la División de Plata (lo que hoy sería Segunda).

Aquello duró una década y, obviamente, fueron los mejores años. El club pasó a ser semiprofesional, con un presupuesto anual de 200.000 euros. Llegaron jugadores de mucho nivel como el brasileño Cleber, el guineano Kennedy, los japoneses Taku y Ono, o los españoles De la Cuerda y Laguna. En el año 2004, la AD Bargas finalizó cuarto la Liga y se quedó a un suspiro de jugar el play-off de ascenso a División de Honor. Un año después ganaría la Copa de Castilla La Mancha, aunque si hay algo que se recuerda son los derbis contra el Olías del Rey, vecino y eterno rival, cuando el pabellón «El Balcón» se ponía a rebosar.

La bandera es la cantera

Coincidiendo con la crisis, en 2008, la AD Bargas descendió e incluso llegó a estar en Tercera. A pesar de ello, es el único equipo de la provincia que no ha desaparecido o ha sido refundado en estos años, como les ha pasado a Toledo, Talavera, Olías u Ocaña, que también jugó en División de Plata.

Desde entonces ha hecho de la cantera su bandera. Hoy, el 70 por ciento de los jugadores del primer equipo han salido del propio club, que presume de haber formado a Víctor López o Mario Costa, que juegan o han jugado en Primera División.

Esta temporada, los bargueños son octavos en el grupo IV de Segunda B, categoría a la que volvieron en 2015 y en la que están plenamente consolidados. Tienen un presupuesto de 40.000 euros y «quizás a medio o largo plazo se pueda soñar con volver a Segunda», dice Ramón Mena, su presidente y uno de sus fundadores.

Este, que empezó en el club como entrenador, dice que han preparado un completo programa de actos conmemorativos. El epicentro será en mayo, cuando habrá una charla-coloquio que repasará la trayectoria del equipo y se jugará un amistoso contra uno de Primera División.