Restos del hielo de la pista de hielo en un sumidero del Puente de la Cava de Toledo
Restos del hielo de la pista de hielo en un sumidero del Puente de la Cava de Toledo - Asociación La Mezquita

Polémica por el vertido de hielo de la pista de patinaje de Navidad en Toledo

El Ayuntamiento de Toledo espera el informe de la Patrulla Verde por si tiene que sancionar a la empresa

ToledoActualizado:

El paseo de Merchán de Toledo acogió hasta la pasada semana la pista de patinaje de hielo que se instala todos los años con motivo de las fiestas de Navidad, pero la llegada del Carnaval, uno de los eventos principales en este lugar, obligó a desmontar esta pista.

Un hecho que este año viene cargado de polémica, ya que el hielo de la pista de patinaje, en lugar de ser recogido por el servicio de limpieza del Ayuntamiento de Toledo, como es lo normal y como informó este jueves la concejala de Empleo e Igualdad, Inés Sandoval, fue vertido por la empresa en uno de los sumideros que llega al río Tajo, justo al lado del Puente de la Cava, donde se ha ido deshaciendo.

La noticia comenzó a conocerse tras la denuncia del presidente de la Asociación de Vecinos «La Mezquita», Rubén Lozano, quien tras hablar el miércoles con la Cadena Ser reconoció que le sorprendió la existencia de una montaña de hielo al pasar el pasado domingo cerca del Puente de la Cava, cuando tomó la fotografía que ilustra la información.

Lozano señaló este jueves a ABC que su denuncia viene motivada por que «el hielo de la pista de patinaje puede contener elementos químicos contaminantes para su mejor conservación, igual que las bolsas de cubitos de hielo que compramos», por lo que alertó de la existencia de estos restos tan cerca al río Tajo.

Algo que desmintió Julio Matoses, gerente de la empresa madrileña encargada de la pista de hielo, Carpas Madrid SL, quien afirma que «el hielo es sólo agua congelada». Matoses también indicó que el vertido que realizaron es habitual y recordó que en lugares de costa los restos se lanzan cerca del mar, «y no ha pasado nada». Aun así, reconoció que deberían haber avisado al Ayuntamiento de Toledo.

La consejala Sandoval dijo que, en el momento en que tuvieron constancia del vertido, dieron aviso a la Patrulla Verde de la Policía Local, que acudió a analizar el hielo. «Aún estamos a la espera de los resultados», manifestó, y explicó que en función del informe que elaboren, el Ayuntamiento de Toledo actuará en consecuencia. «Si se incumple alguna de las ordenanzas municipales, se abriría un expediente informativo que podría derivar en un expediente sancionador», concluyó.