Ventura Leblic, presidente de la asociación cultural «Montes de Toledo»
Ventura Leblic, presidente de la asociación cultural «Montes de Toledo» - Ana Pérez Herrera
ENTREVISTA / VENTURA LEBLIC

«Nos gustaría que en los colegios se enseñara la singularidad de los Montes de Toledo»

La asociación cumple 40 años de existencia para realzar los valores cultruales y naturales de la comarca

Toledo Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Es maestro, académico y ha desarrollado la mayor parte de su vida laboral en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo. También autor de numerosas publicaciones en prensa y libros, conocido en toda la provincia y experto en heráldica. Al comienzo de la etapa democrática hizo sus pinitos en la política afiliándose a UCD. Viendo que su vocación no iba por ahí ,y tras dejar cuatro años la presidencia de la Asociación Cultural «Montes de Toledo», de nuevo se hizo cargo de ella y ahí continúa, al pie del cañón, esperando un relevo en el máximo cargo de la Asociación.

-¿Cómo surge la asociación?.

-Hay unos orígenes remotos y otros más próximos. Los remotos hay que encontrarlos en los Movimientos Rurales de la Iglesia de 197,2 impulsados por el entonces cardenal Enrique Tarancón, de donde surgieron las escuelas parroquiales y los clubes parroquiales. En Navahermosa creamos el Club Parroquial «Montes de Toledo», y de ahí surgió ya ese nombre. La juventud en aquellos momentos no tenía muchas alternativas, sin rumbo y medio abandonada. Este club lo formábamos entonces unas 50 personas, que más tarde se duplicó. La gente va tomando conciencia y se crea luego un club deportivo, actividades culturales, se formaliza la primera biblioteca, hay cursos de formación, las fiestas locales comienzan a montarse de distinta forma, con mucha participación. No faltaron los problemas, pues algunas autoridades locales nos miraban con cierto recelo. Aparecieron reuniones de carácter comarcal dentro de la Iglesia, reuniones de zona las llamábamos, y se toma conciencia por parte de los pueblos de nuestro entorno. En San Martín de Montalbán se crea el Movimiento Juvenil de la zona del Torcón. Y a partir de ahí nos proponemos pasar del ámbito eclesial al civil, así que a los poco más de dos años de estar funcionado así nos convertimos en un teleclub. Había un teleclub piloto en Los Navalucillos y con el apoyo de la red nos convertimos en un teleclub sin abandonar nuestros principios y objetivos. Y entonces nos preguntamos por qué no podíamos pasar a ser una asociación cultural y la idea cuajó porque lo que queríamos era divulgar y defender los valores de la comarca. Estamos ante una comarca con más de 700 años de historia y con unas señas de identidad culturales, común a pueblos cercanos. Vamos a tratar de revitalizarnos, a recuperarla a partir de esas señas de identidad que nos distinguen. Comenzamos a publicar en «El Alcázar» algunas noticias de la comarca y se comenzó a hablar de ella. Después de unos contactos vamos definiendo cuál es nuestro territorio y surgen las primeras reuniones, teniendo gran importancia el factor docente. Se lo planteamos al entonces delegado provincial de Información y Turismo como asociación comarcal.

-Entonces, ¿cuál fue la fecha de la fundación de la Asociación?

-Exactamente fue el 5 de marzo de 1977. Por eso ese día, queremos tener una reunión simbólica la junta directiva y los que estén en Toledo e instalar una pancarta en nuestra sede, en la puerta del Cambrón de la capital y que quede ahí hasta que nos la quiten. Nos definimos como una asociación independiente, fuera de toda actuación política y en un principio nos declaramos castellanos porque desde luego no somos manchegos, entendámonos. La investigación, la divulgación y la protección de nuestro patrimonio natural y la promoción de la comarca, turísticamente hablando, son nuestros objetivos y estos fueron nuestros comienzos. Empezamos a rodar en el 77, y el Ministerio de Cultura nos facilitó la Puerta del Cambrón como sede, lo que nos ayudó mucho en nuestro desarrollo. Julio Porres nos ayudó mucho en aquella etapa. El lugar estaba hecho una pena, pero se hicieron algunos arreglos y comenzamos a movernos.

-¿Cuál es el ámbito de actuación?

- Al principio éramos 14 pueblos, pero actualmente somos 35, siete de ellos de Ciudad Real y el resto de Toledo. Paulatinamente ha habido nuevas incorporaciones y tampoco estamos cerrados a otras nuevas que surgieran.

-¿Cuántos socios la forman?

-Nos movemos en un número aproximado de más de 400, que abonan una cuota anual de 20 euros, con lo cual podemos financiar parte de nuestras actividades. También tenemos ayudas de la Diputación Provincial a través de convenios que firmamos anualmente. Y la Caja Rural de Castilla-La Mancha nos ayuda como puede. Es cierto que hay un número de socios que vamos siendo mayores y la incorporación de savia nueva no es muy grande. Pero en principio no hay un perfil determinado de nuestros socios. Somos gentes que nos inquieta la cultura y las costumbres. Es una asociación abierta que tiene un proyecto común que incluso acoge a socios colectivos como ayuntamientos, asociaciones de mujeres y en general a gentes que se preocupen y defiendan nuestro patrimonio.

XL aniversario

-¿Qué van a hacer de manera especial con motivo del XL aniversario?

-Al celebrar el XL aniversario, vamos a realizar dos publicaciones extraordinarias. Hemos recuperado una serie de artículos sobre la población que escribió Fernando Pérez Gregorio de los Montes de Toledo y Ciudad Real, de 80 páginas, que hemos digitalizado y lo vamos a poner en circulación para bibliotecas y ayuntamientos de la comarca. La otra acción es una publicación sobre la potencialidad del turismo rural en los Montes de Toledo y una exposición de caminos históricos. Esta lo dedicamos más que nada al Camino de Magdaleno, que atraviesa tres o cuatro ecosistemas y esperamos que se balice por parte de la Diputación. También haremos otra exposición itinerante, una reunión que la Real Academia ha convocado con motivo de nuestra efeméride, una cena de gala, medalla conmemorativa, concierto de órgano y, si tenemos mecenas, convocaremos un concurso de periodismo.

-¿Qué le gustaría hacer y no puede por falta de recursos?

-Disponemos de los recursos propios a través de nuestras cuotas. Pero para hacer más cosas nos gustaría que la Diputación u otro ente nos ayudasen. También nos gustaría estar más presentes en los centros docentes, algunos centros han sido colaboradores de la revista antaño, pero luego han desaparecido. También nos gustaría volver a editar «El Monteño», un boletín de divulgación medioambiental, del que pudiéramos tirar cuatro o cinco mil ejemplares para la comarca.

-¿Hasta cuándo ejercerá de presidente?

-He pedido repetidamente a mis compañeros en muchas asambleas que me releven, pues creo que va siendo hora de pensar en el recambio. Uno no está para sopas, pero creo que debo tener un mayor esparcimiento personal. Necesitamos gente que le guste trabajar sin miedo. Ahora ha entrado gente nueva en la Junta Directiva y creo que debe incorporarse gente joven sin dejar de lado a los veteranos. Éstos son imprescindibles en todas las asociaciones.

Hago un llamamiento antes de concluir parao animar a la gente a entrar en la Asociación y en la directiva. «Montes de Toledo» ya tiene identidad suficiente como para tirar para adelante y no debemos perder el caparazón que nos hace ser lo que somos: monteños. Y aprovecho para agradecer al subdelegado del Gobierno, Fernando Sanz, el que nos haya anunciado que el Ministerio de Cultura aportará 160.000 euros para arreglar la sede, actualmente con goteras, entre otros problemas graves.