Roberto Álamo y Blanca Suárez durante el rodaje de la película
Roberto Álamo y Blanca Suárez durante el rodaje de la película - ABC

CineVuelve José Luis Cuerda con su humor surrealista y manchego

«Tiempo después» se presenta este sábado en el festival Abycine y espera recibir el aplauso y el cariño que ha tenido «Amanece que no es poco»

ToledoActualizado:

En las primeras imágenes el espectador se topará en «Tiempo después» con un amplio y variopinto abanico de personajes. Unos tienen una profesión y son la élite. Además, viven en un rascacielos —una mezcla de las Torres Blancas y la corona de espinas—, ubicado en una zona de Madrid. Los otros, los parados, habitan un campamento de chabolas en un bosque. Concretamente, en los parajes del municipio de Hontanar y las Barrancas de Burujón en la provincia de Toledo.

Así arranca la última película «Tiempo después», del realizador albaceteño José Luis Cuerda (Albacete, 1947), que está ambientada en el año 9177 «mil años arriba, mil años, que tampoco hay que pillarse los dedos», como evoca a ABC el productor Félix Tussell, encargado de hablar de este filme.

«Este filme es tan absurdo como divertido», asegura el productor, quien insiste en que Cuerda hace guiños a la tierra en la que nació hace 71 años. Este sábado vuelve a Castilla-La Mancha para presentarla en el festival Abycine. «Tiempo después» es la prima hermana de «Amacece que no es poco», largometraje de culto para los cinéfilos y amantes del cine del absurdo, sentencia Tussell.

En este viaje a Castilla-La Mancha, José Luis Cuerda estará acompañado por parte de la «troupe» que participa en esta cinta «subruralista» (término inventado por el propio director de «Así en el cielo como en la tierra»). También es una comedia futurista y realista, pero a la vez que muy manchega.

Un rodaje «amable»

Félix Tussell —que también acudirá este sábado a Albacete— no puede ocultar las risas que le provoca evocar el «ambiente amable» que se vivió durante el rodaje, que duró tan solo cinco semanas. «Esto si que es un récord», bromea.

Este corto tiempo de rodaje, se debe, entre otras cuestiones, a que al mítico director del «Bosque animado» no había quién le moviera de su silla. «Ni falta que hacía. Tenía las ideas muy claras y solo rodábamos una o dos tomas, como mucho», afirma. Era tal el desconcierto que los actores y el equipo nos poníamos junto a él y preguntábamos: ¿Solo una toma?. Y Cuerda respondía: «Que sí. He dicho que es buena y ya está bien, hombre». Y todos volvíamos a nuestras posiciones», asegura entre risas.

Tussell insiste en que la película es «muy monumental», un adjetivo que emplea mucho el cineasta albaceteño. «Creo que al final se ajusta a la realidad actual, aunque Cuerda da un salto al futuro para retratar ese mundo que se parece mucho al nuestro. Es una historia cómicamente cercana», afirma con rotundidad el productor, hijo del también productor Félix Tussell, que falleció en un accidente y que había trabajado con el realizador de «La lengua de las mariposas».

Y a la pregunta: ¿«Tiempo después» es una secuela de «Amanece que no es poco»?, afirma: «Quien espere encontrarse a los mismos personajes y la misma trama, se verá defraudado».

«Creemos que las segundas partes nunca fueron buenas. Aunque advertimos que esta cinta es una secuela espiritual. Una prima hermana porque parte de esos mismos mimbres surrealistas que tenía esa película», indica el productor.

Y tampoco duda en aclarar el último filme de Cuerda le hace también guiños a «Total», «Así en el cielo como en la tierra» y, en menor medida, a «El bosque animado».

La trayectoria pública de «Tiempo después» comenzó en el pasado Festival de Cine de San Sebastián, donde fue presentada con buena acogida de público y muy aplaudida . «Se nota que `Amanece que no es poco´ es una película que podríamos calificar de culto. Había mucha expectación por ver este nuevo trabajo. Y 30 años después llega esta cinta tan divertida y que es una «rara avis» en el panorama de la comedia actual».

Para su puesta de largo en Albacete, el equipo espera que reciba el aplauso, el cariño y el apoyo de los albaceteños. Después se verá en la Seminci de Valladolid, Sevilla y el Festival de Gijón. A las salas de cine llegará el Día de los Inocentes, el 28 de diciembre. «Ni un día menos ni un día más . Para no pillarnos los dedos».