El Rey, en el centro, hoy en Valencia - MIKEL PONCE

El Rey: «Sin convivencia no existe libertad»

Don Felipe renueva «como persona y como Rey» su compromiso con «nuestra España democrática» al recibir el Premio Manuel Broseta

ValenciaActualizado:

El Rey ha advertido este viernes de que «sin convivencia no existe libertad» y ha añadido que «esta certeza» no procede solo «de la constatación de una realidad política y social, sino de un previo e íntimo convencimiento ético y moral». Don Felipe ha hecho estas afirmaciones en Valencia, donde ha recibido el premio Convivencia de la Fundación Profesor Manuel Broseta.

La entrega de este galardón, uno de los pocos que el Monarca ha aceptado recibir en sus casi cinco años de reinado, propició que Don Felipe hablara «como persona y como Rey» y que, desde esta doble condición, renovara su « firme compromiso con los valores fundamentales de nuestra España democrática». Y es que, tal y como reconoció, este galardón ha tenido «también para mí una honda significación personal».

Don Felipe hizo estas reflexiones en el Salón de Cortes del Palacio de la Generalidad de Valencia, donde recibió el galardón de manos del presidente autonómico, Ximo Puig, en presencia del ministro de Fomento, José Luis Ábalos; del presidente de la Fundacion Manuel Broseta, Vicente Garrido; del vicepresidente, Bruno Broseta, y de otras autoridades asistentes al acto.

«Sé que en la concesión de este premio hay mucho de afecto y de cariño, que sinceramente agradezco, pero también sé bien que hay un mandato de conciencia y un compromiso irrenunciable que me vinculan y me obligan», afirmó, y al aceptarlo, dijo, «renuevo una vez más mi compromiso con los valores fundamentales de nuestra España democrática».

Tras recibir el galardón, Don Felipe empezó sus palabras con un homenaje al político y jurista Manuel Broseta, que fue asesinado de un tiro en la nuca por ETA el 15 de enero de 1992, cuando salía de dar clase en la Facultad de Derecho de Valencia, pero el Rey también quiso «honrar» a las otras 25 personas que fueron asesinadas ese año de 1992 «por la misma banda terrorista». «Nuestra democracia y nuestra convivencia -afirmó- tiene con todas las víctimas una gran deuda. Honremos siempre con dignidad y emoción su memoria».

Recordó que los españoles «nos hemos esforzado» durante 40 años «en la construcción de un país donde los ciudadanos puedan desarrollar en libertad su personalidad, ejercer sus derechos y atender sus deberes» y añadió que la Constitución ha sido el marco que « ha permitido el desarrollo extraordinario» experimentado por España. Y, acto seguido, advirtió que «en los tiempos en que vivimos es cuando adquieren todo su valor los principios que hoy honramos», entre los que citó «la tolerancia, la libertad y la justicia». En este sentido, reiteró que «el compromiso con los valores constitucionales y democráticos nos cohesiona y fortalece como sociedad ante los retos que tenemos por delante» y agregó que esos valores «son el fundamento de la paz social y el orden político».

Además, Don Felipe insistió en que la convivencia «es frágil», como alertó en su Mensaje de Navidad. Reiteró que la convivencia es algo «no nos podemos permitir perder» y que «requiere que cuidemos en todo momento los vínculos que nos unen y que nos han de unir siempre». Por ello, llamó a «trabajar todos y cada uno de los días» para preservar la convivencia.

Antes de entregarle el premio, Ximo Puig destacó la contribución de la Monarquía «a esta historia de éxito y también el trabajo inestimable del Rey Felipe VI en este tiempo de incertidumbres», con posiciones «muy enfrentadas o, incluso, la ruptura de nuestra misma unidad».

Puig afirmó que «el Rey ha estado a la altura de este gran envite, ha sabido mantener la Corona fuera de las polémicas partidistas y ha representado y representa la unidad de España respetando la diversidad de los pueblos».

En el acto también intervino Ábalos, quien llamó a «hacer pedagogía del valor de la convivencia» frente a «la crispación y el extremismo, mientras que el presidente de la Fundacion Broseta agradeció al Rey su papel en la defensa de la democracia, la libertad y la convivencia, así como de la soberanía y la integridad territorial del Estado.«Habéis estado a la altura de las circunstancias», añadió.

A la ceremonia en el Palacio de la Generalidad asistieron representantes de todos los partidos políticos, excepto de Podemos.