El Supremo rechaza las querellas contra Bono por presunto cohecho

Le acusaban de una permuta de propiedades y de aceptar un regalo de una inmobiliaria para beneficiar a su hija

ep
madrid Actualizado:

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha inadmitido a trámite dos querellas presentadas por sendas asociaciones de abogados contra el presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, por un presunto delito de cohecho que habría cometido en relación con la permuta de diferentes inmuebles de su propiedad y al aceptar como regalo de la inmobiliaria Reyal Urbis la decoración de la habitación de su hija en su casa de Olías (Toledo). El auto, del que ha sido ponente el magistrado Carlos Granados, justifica el rechazo de las querellas presentada por las asociaciones Preeminencia del Derecho y Ciudadanía Anticorrupción argumentando que, en relación con la permuta de los inmuebles, "no hay indicio de la existencia y recepción de la dádiva ni de la ejecución de un acto contrario a los deberes del cargo, por lo que tampoco existen indicios de la existencia de un delito de cohecho". El Alto Tribunal coincide con el dictamen del Ministerio Fiscal, que en un escrito remitido al Supremo a finales del pasado mes de octubre solicitaba la inadmisión de este asunto al entender que la permuta entre un piso propiedad de la familia Bono en la periferia de Madrid y dos áticos de lujo en Estepona (Málaga) "se efectuó en términos de igualdad económica", mientras que el regalo de decoración de la casa tiene su origen en la "relación de amistad" que une a Bono con el accionista mayoritario de Royal Urbis, Rafael Santamaría. Sobre el regalo de la decoración, el Supremo señala que "la relación de amistad entre los citados y la condición especia que se da entre familiares de los mismos es explicación coherente y plausible del gasto llevado a cabo en el inmueble del querellado".

«Muy satisfecho»

Sobre la primera de las querellas, interpuesta por la asociación Preeminencia del Derecho, que preside el abogado murciano José Luis Mazón, el Supremo dice que no concreta la modalidad de cohecho aplicable al caso y además obvia datos fácticos "que arrojan unas conclusiones radicalmente distintas a las obtenidas" por los querellantes. Así, para determinar el importe de la dádiva, la asociación querellante tomó la valoración del importe del inmueble de Madrid de menor valor y realizada en 2010 mientras que en la denuncia se aporta otra valoración, de 2005, por un importe claramente superior (909.611 euros). Además, Preeminencia del Derecho valoró los áticos de Estepota en 1.474.460 euros señalando, en su escrito inicial de denuncia, que ése era su valor según la inmobiliaria que los vendía o que era el precio de venta de otros inmuebles de iguales características. Sin embargo, la propia parte decía en su escrito que la promotora reservó los áticos al señor Bono por importe de 1.800.000 euros. El presidente del Congreso ya se ha manifestado "satisfecho" de que el Supremo frene las querellas de "delincuentes y calumniadores" que quieren perjudicarle, ha afirmado.