Detalle del códice que ha sido intervenido por la Policía Nacional
Detalle del códice que ha sido intervenido por la Policía Nacional
Arte

La Policía recupera un valioso códice de Sijena cuando intentaba ser vendido

Es del siglo XIV y perteneció a Doña Blanca, hija del rey Jaime II de Aragón, que fue priora de este monasterio oscense

ZaragozaActualizado:

La Policía Nacional ha recuperado un valioso códice del siglo XIV, que perteneció a la infanta Doña Blanca, hija del rey Jaime II de Aragón, que fue priora del Monasterio de Sijena (Huesca). El manuscrito ha sido intervenido después de que un particular intentara vendérselo al Archivo Histórico Provincial de Huesca. Esta institución alertó a las autoridades del valor de ese documento, que la Policía ordenó intervenir de inmediato.

Este códice ha estado en paradero desconocido durante décadas y recientemente habría pasado por varias manos, según consta en el atestado policial. Ahora, mientras se completan las diligencias judiciales que se han abierto, se encuentra custodiado en el Archivo Provincial de Huesca, según ha explicado Jorge Español, abogado del Ayuntamiento de Villanueva de Sijena (Huesca), consistorio que se va a personar en la causa.

La investigación realizada tras la detección de este valioso códice se ha prolongado durante cuatro meses. Ha sido realizada por la Brigada de Patrimonio Histórico de la Jefatura Superior de Zaragoza, bajo la dirección del inspector Fernando Sánchez. En las pesquisas ha resultado decisiva la «colaboración y cautela» del director del Archivo Provincial de Huesca, Juan José Generelo, según ha destacado el Ayuntameinto de Villanueva de Sijena.

«Se trata de un manuscrito del siglo XIV, todo él confeccionado en riquísima y finísima vitela, que está en estado de conservación excepcional», según ha explicado Jorge Español. Este abogado ha indicado que no hay duda de que se trata del códice de Doña Blanca de Sijena, ya que en 1931 fue documentado por el experto Ricardo del Arco en el propio Monasterio de Sijena y describió detalles únicos que diferencian este códice de otros del mismo tipo elaborados en ese cenobio. Una de esas singularidades es que una de las palabras iniciales de este códice estaba tachada. «Eso hace que sea un ejemplar único, perfectamente identificable y distinto de las demás copias que pueda haber de la regla de Sijena» y que se realizaron en los talleres medievales de este convento oscense, que nutría de códices a otros monasterios de su misma orden repartidos por España y Portugal.

El Ayuntamiento de Villanueva de Sijena asegura tener «datos más que suficientes para sostener que este manuscrito fue incautado por José Gudiol Ricart en 1936 en el Monasterio de Sijena», en los primeros meses de la Guerra Civil en los que este histórico convento sufrió la destrucción y el saqueo por parte de columnas anarquistas llegadas desde Barcelona. Parte de su patrimonio fue sacado de este monasterio oscense y trasladado a la Ciudad Condal a instancia de la Generalitat de Cataluña, para la que trabajaba Gudiol. En medio de esos expolios y traslados, se perdió el rastro de algunas valiosas piezas, de las que nada se supo a partir de entonces, entre las que se contaba este valioso códice.

Desde el Ayuntamiento de Villanueva de Sijena han destacado que este códice «forma parte indisoluble del tesoro artístico del Real Monasterio de Sijena y es una de sus joyas más valiosas que deberá ingresar en el archivo de Sijena que se salvó de la Guerra Civil». Este fondo documental se encuentra actualmente en depósito en el Archivo Provincial de Huesca, a la espera de que se terminen de adecuar los espacios del Monasterio de Sijena en los que será reintegrado.