La investigación ha sido realizada por expertos en delitos tecnológicos de la Guardia Civil
La investigación ha sido realizada por expertos en delitos tecnológicos de la Guardia Civil
Sucesos

Un implicado en la trama Púnica, acusado de estafar 35.000 euros a una empresa de Alagón

Suplantaron la identidad y la cuenta bancaria de un proveedor. El acusado es un alicantino de 39 años

Zaragoza Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un empresario implicado en la trama de corrupción Púnica ha sido acusado ahora de estafar 35.000 euros a una empresa ubicada en Alagón (Zaragoza). Los hechos fueron denunciados en febrero, cuando esta empresa se dio cuenta de que alguien había suplantado la identidad de un proveedor. Esa empresa de Alagón se dispuso a pagar una factura y lo hizo en la cuenta bancaria que le indicaron por correo electrónico. Luego comprobaron que aquel correo era un fraude, que alguien se había hecho pasar por el proveedor.

De las investigaciones se hizo cargo el equipo de investigación tecnológica de la Guardia Civil de Zaragoza. Analizaron los correos electrónicos y las documentaciones bancarias. Comprobaron que los correos habían sido suplantados por ciberdelincuentes para hacerse pasar por el proveedor que solicitaba el pago.

Las pesquisas condujeron a un hombre de 39 años, de nacionalidad española y vecino de Alicante, que es el administrador único de la empresa que recibió el dinero en la cuenta bancaria que se usó para cometer el fraude. Según han informado fuentes de la Guardia Civil, este hombre tiene antecedentes por estafas, entre ellas en el marco de la Operación Púnica, una trama de corrupción local y regional que se reprodujo en numerosos municipios de España y en cuya cúpula los investigadores sitúan al exdirigente del PP madrileño Francisco Granados.

Al alicantino acusado de la estafa que ha sufrido la empresa de Alagón se le acusa ahora de dos delitos: uno por la estafa propiamente dicha, y otro más por presunto blanqueo de capitales.

Las mismas fuentes han indicado que esta práctica de ciberdelitos, que suplanta identidades de empresas para hacerse con transferencias de dinero de forma ilícita, suelen utilizar como intermediarios a personas que actúan como «mulas económicas». Es decir, son ellos los que reciben el dinero y luego los entregan a los cabecillas de la red, cobrando por ello una comisión.