El PSOE se desinfla también en el País Vasco pese al anuncio de cese de ETA
encuesta de DYM para ABC

El PSOE se desinfla también en el País Vasco pese al anuncio de cese de ETA

El PP iguala en escaños a los socialistas, que pierden cuatro actas, y al PNV, que cede terreno ante la irrupción de Amaiur

ITZIAR REYERO
SAN SEBASTIÁN Actualizado:

El PSOE no logra capitalizar el anuncio de cese definitivo de la violencia decretado por ETA justo un mes antes de las elecciones, ni siquiera en el País Vasco. Pese a que los socialistas intentan aferrarse al fin de las pistolas para amortiguar la sangría de votos por su gestión de la crisis y las dramáticas cifras de paro, también el electorado vasco amenaza con retirarles el próximo 20-N buena parte de la confianza depositada hace cuatro años. La irrupción en el mapa electoral de la coalición batasuna de Amaiur resta enteros a los socialistas, que ceden cuatro escaños, y golpea duramente al PNV, que pierde dos representantes y podría no sumar en Álava, lo que —a priori— les aleja de tener grupo propio en la Cámara Baja. En el otro extremo del tapete, el votante vasco premia el discurso templado del PP de Antonio Basagoiti que, beneficiados por la tendencia alcista del PP en el conjunto de España, son los únicos que mejoran su representación respecto a los comicios de 2008. 1

Empate técnico

La encuesta de DYM para ABC confirma la simplificación del tablero electoral vasco estableciendo un empate técnico entre las cuatro principales opciones ideológicas —PSE, PNV, PP y Amaiur— en una horquilla de apenas tres puntos. Este estudio fue realizado días después del comunicado de ETA en el que anunció su inteción de no volver a matar.

El partido de Patxi López —«el lendakari de la paz», como repiten los esforzados candidatos socialistas— seguirá siendo la lista más votada, con cinco escaños, aunque se deja la mitad de los diputados que obtuvo hace cuatro años cuando cosechó un resultado histórico, con nueve actas y 430.000 votos. Entonces, según el PSE, la ciudadanía vasca «premió» la negociación que el Gobierno mantuvo con ETA —«la mayor operación política desde la Transición», llegó a afirmar Jesús Eguiguren—, que desembocó en la bomba de la T-4 de Barajas y el asesinato de dos ciudadanos ecuatorianos. Un techo electoral imposible de igualar, admiten en el PSE. Con todo, los socialistas se muestran convencidos de que el adiós de ETA les pone en bandeja un resultado más que digno, que les permitirá sacar cabeza en Euskadi ante la debacle electoral generalizada del PSOE en el resto de España.

Retorno «abertzale»

El retorno de la «izquierda abertzale», que concurre a unas generales por primera vez desde 1996, terminará por alterar el paisaje electoral. La coalición Bildu, primera fuerza en número de concejales en los comicios de mayo, se consolida en las generales bajo el paraguas de Amaiur, a la que esta vez se ha sumado Aralar. En su última aparición en la Cámara Baja registró dos escaños. La encuesta de DYM para ABC le otorga hasta cinco representantes, al que se añadiría uno por Navarra. De este modo, la nueva Batasuna se aseguraría grupo parlamentario propio en la próxima legislatura, lo que ampliaría su voz en Madrid, adonde acuden para reclamar la «liberación política y social de Euskal Herria».

Más allá del bajonazo socialista, la entrada de Amaiur en las urnas perjudica directamente al PNV, que podría perder hasta dos escaños de los seis actuales, entre ellos, el de Álava, donde puede quedarse por vez primera sin representación. De confirmarse lo que es una constante en los sondeos previos, el partido de Iñigo Urkullu verá diluido su protagonismo en el Congreso, sobrevalorado en los últimos do años ante las urgencias parlamentarias de Rodríguez Zapatero.

Pugna soberanista

Pero la pelea por el voto nacionalista entre Batasuna y el PNV este próximo 20N será solo un aperitivo de la batalla encarnizada que ambas opciones librarán en las autonómicas de 2013. Los de Urkullu lo saben y a Amaiur dedican sus mensajes más duros en esta campaña, entre recriminaciones por haber amparado y justificado el terrorismo. «ETA no ha conseguido nada. Mientras ellos mataban nosotros seguíamos siendo el PNV, el “Partido de la No Violencia”», destacó el sábado su hasta ahora portavoz en el Congreso, Josu Erkoreka.

El PP es el único que mejora sus resultados respecto a 2008 y el avance en toda España le permite apuntalar sus buenos resultados en las elecciones de mayo.