Ramón Álvarez de Miranda, presidente del Tribunal de Cuentas, en una comparecencia en el Congreso
Ramón Álvarez de Miranda, presidente del Tribunal de Cuentas, en una comparecencia en el Congreso - ÓSCAR DEL POZO

Así vulneran los partidos las normas contables

El Tribunal de Cuentas denuncia exceso de pagos en efectivo, mezcla de ingresos en cuentas específicas, facturas irregulares y falta de auditorías internas. Entre los que suspenden, Ciudadanos, Convergència e IU

MadridActualizado:

Dos tercios de los partidos políticos con representación no han pasado el examen del Tribunal de Cuentas correspondiente a los años 2014 y 2015. En 20 de las 30 formaciones políticas objeto de fiscalización, las cuentas anuales relativas al ejercicio 2014 «presentan salvedades que inciden, en mayor o menor medida, en su representatividad», mientras que en 2015 fueron 19 de las 30. Además, en nueve partidos políticos las irregularidades son tan significativas que el órgano fiscalizador del Estado no da su visto bueno a las cuentas porque «no reflejan adecuadamente la situación financiera y patrimonial», según el último informe fiscalizador.

Las formaciones que han suspendido son Aralar, Ciudadanos, Coalició Compromís, Coalición EH Bildu, Federación EH Bildu, Convergència Democrática de Catalunya, Eusko Alkartasuna, Izquierda Unida y Partido Aragonés (Cs y Federación EH Bildu en 2015, el resto en ambos ejercicios).

Entre las irregularidades que presenta Ciudadanos, el Tribunal de Cuentas destaca unas donaciones en especie de 14.371,16 euros. Se trata de «determinadas facturas electorales emitidas a nombre del partido» que fueron abonadas por «terceras personas», lo que «vulnera lo establecido en el artículo 4.3 de la Ley Orgánica de Financiación de los Partidos Políticos». El organismo fiscalizador avisa a la formación de Albert Rivera: «La asunción, por terceras personas, de los gastos del partido podría constituir una irregularidad sancionable».

Ingresos de los principales partidos
Ingresos de los principales partidos - ABC

Por su parte, Izquierda Unida sigue sin presentar el informe sobre los resultados de la auditoría del control interno, pese a que es obligatorio por ley. Ni IU Federal ni sus federaciones lo aportan, salvo la de la Comunidad Valenciana. El Tribunal de Cuentas también afea a la formación izquierdista que no declare en el balance consolidado «la totalidad de partidos y colectivos que constituyen la formación política IU». Además, no han identificado a los cargos públicos y a los donantes que aportaron a la federación de Madrid 286.094,79 euros. El partido también realizó diecinueve pagos en efectivo por importes superiores a 2.500 euros, prohibido para los partidos y para cualquier ciudadano o empresa.

Mientras, Convergència Democrática de Catalunya tampoco presenta el preceptivo informe de auditoría del control interno, lo que constituye una irregularidad sancionable. Otras formaciones que sí aprobaron el examen incurrieron en varias salvedades, como PP y PSOE.

Pagos en efectivo

El primero abonó en metálico seis pagos que sumaban 99.220 euros, mientras que en el PSOE fueron 12.625 euros en 2104 y otros 12.300 en 2015. A los socialistas también se les reprocha una donación de persona física en Guipúzcoa por importe de 41.000 euros que no fue notificada al Tribunal de Cuentas. En la Comisión Ejecutiva Regional del País Valenciano se recogen préstamos de diferentes personas físicas y jurídicas por 160.000 euros que no han sido devueltos tras el vencimiento.

Casi todos los partidos incumplen la norma de no mezclar ingresos. Las donaciones deben recibirse en una única cuenta en la que no pueden registrarse otros ingresos, como cuotas de afiliados o aportaciones de cargos públicos.

En cuanto a Podemos, en 2014 registró 43.250,56 euros en 1.311 donantes que el partido identificó «únicamente con el nombre de la persona física sin que conste su DNI, lo que supone un incumplimiento del artículo 4.2 de la LOFPP», destaca el Tribunal de Cuentas. La formación que dirige Pablo Iglesias recibió en marzo de 2014 dos donaciones privadas de una persona y de su empresa de 15.000 euros cada una. Se ingresaron en la cuenta de funcionamiento ordinario, pero coincidieron con la campaña de las elecciones europeas, y en campañas no es legal donar más de diez mil euros.

En cuanto a las ya extintas Unió y UPyD «no ha sido posible emitir opinión sobre los estados contables» por falta de información.