El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la visita a la sede de la RAE
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la visita a la sede de la RAE - EFE

Sánchez agita el voto del miedo: «Existe un peligro real de que PP, Cs y Vox sumen una mayoría»

El presidente del Gobierno advierte de que Vox está «radicalizando las posturas» de Pablo Casado y Albert Rivera

MadridActualizado:

Los últimos esfuerzos del PSOE en la campaña estarán centrados en movilizar a los votantes. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sabe que necesita una mayoría sólida si quiere evitar gobernar con los independentistas catalanes. Por ello a 24 días de las elecciones generales ya agita el voto del miedo contra el Partido Popular, Ciudadanos y a Vox.

«Existe el peligro real de que PP, Cs y Vox sumen una mayoría», ha advertido este jueves el presidente durante una entrevista en Telecinco. «El único partido que puede evitar eso es el PSOE», ha continuado. A Sánchez sin embargo no le preocupa que las tres formaciones lleguen al Gobierno porque, asegura, España no lo va a permitir porque «no es un país de ultraderecha». Lo que lamenta el jefe del Ejecutivo es cómo Vox está «radicalizando» las posiciones de los líderes Pablo Casado y Albert Rivera.

A su juicio, la llegada del partido liderado por Santiago Abascal –que aborda como una formación de ultraderecha– está poniendo «en peligro consensos» como el matrimonio homosexual o la Ley contra la Violencia de Género. Y, a razón de ello, ha admitido sentirse «decepcionado» por los coqueteos de Rivera con Abascal.

Gobierno con independientes

Preguntado por un posible pacto postelectoral con Cs, Sánchez ha esquivado a toda luz exponer cualquier futurible. No obstante sí que ha dejado claro en reiteradas ocasiones que su pretensión es formar «un Gobierno del PSOE con independientes». Una fórmula por la que Rivera todavía no se ha pronunciado, y que podría servirle de coartada tras el 28-A para apoyarle, pese a que sí hayan vetado avalar un Ejecutivo socialista. Como reveló ABC la semana pasada, aunque Sánchez prioriza una investidura con los votos de Podemos y el PNV, en La Moncloa no descartan a Ciudadanos.

Respecto a Podemos, el presidente ha pedido a su secretario general, Pablo Iglesias, que esté «tranquilo» en relación al espionaje del excomisario José Manuel Villarejo y el caso Tándem, en el que Iglesias es uno de los afectados. Podemos está utilizándolo de hecho como carta electoral y arma contra el PSOE. Esta mañana, durante una entrevista en Rac 1, Iglesias ha pedido el Ministerio de Interior del próximo Ejecutivo porque no considera que las instituciones «se hayan depurado» con el PSOE en La Moncloa.

«Le diría al señor Iglesias que estén tranquilos, este Gobierno está comprometido y las personas involucradas pagarán por ello», ha dicho. Pero no ha concretado nada sobre qué ocurrirá en el escenario postelectoral.

Como tantas otras veces Sánchez ha esquivado aclarar si plantea indultar a los líderes presos del «procés» y lo único que ha expresado es que se deje trabajar a los jueces. Aunque especialmente duro ha estado contra el soberanismo acusado al presidente de la Generalitat, Quim Torra, de engañar a la ciudadanía: «Es falso todo lo que está diciendo el independentismo. Que sean valientes y salgan a decírselo a la gente».