Albert Rivera, presidente de Ciudadanso - EFE

Rivera anuncia que los Presupuestos contienen alzas por encima del IPC para el 80% de los pensionistas

Los incrementos afectarán a las pensiones mínimas y de viudedad (un 2%) pero también a las pagas hasta 1.200 euros

Ciudadanos cierra un acuerdo con el Gobierno para apoyar las nuevas cuentas

MadridActualizado:

Un total de 7,2 millones de pensionistas españoles, el 80 por ciento del total, verá crecer sus pagas por encima del IPC si el Gobierno logra apoyos suficientes para aprobar los nuevos Presupuestos Generales del Estado.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha anunciado este lunes que su grupo apoyará las nuevas cuentas y que éstas incluyen alzas del 2 por ciento para las pensiones mínimas y de viudedad, mientras las pagas comprendidas entre los 600 y los 1.000 euros tendrán un complemento fiscal negativo y aquellas que oscilen entre los 1.000 y los 1.200 euros se beneficiarán de rebajas fiscales de entre 30 y 60 euros.

Fuentes de Ciudadanos han explicado que el Gobierno se negaba a incluir todas estas alzas hasta hace tan solo dos semanas. «Defendimos que había que negociar e ir a medidas inmediatas y hemos conseguido un giro», ha explicado Rivera insistiendo en que «no podemos seguir con la política de machacar a la clase media».

El líder de la formación naranja ha defendido así el papel decisivo que tiene Ciudadanos en el cambio de la política social y económica de España. «Por fin podemos decir que vamos a bajar los impuestos a la clase media y trabajadora. Es de recibo bajarlos. Montoro no quería dar zanahorias, solo palos fiscales (...) pero le doblamos el brazo», ha abundado. «Ha llegado el momento de decir a los españoles "gracias" y devolver aquello a la gente que se ha esforzado», abundó.

El pago del incremento de las pensiones será posible por un aumento del crecimiento económico superior al previsto inicialmente, según fuentes de Ciudadanos. «Es una política social con la que cuadran cuentas porque se puede pagar», señaló antes de defender un esfuerzo que consideró «de justicia» porque «muchos de esos pensionistas han sido los héroes de la crisis» al sostener a sus hijos y nietos.

Los Presupuestos incluirán también una bajada del IRPF para tres millones de personas, la ejecución del complemento salarial para jóvenes pactado para 2017 por importe de 400 euros pero no ejecutado, y volverán a recoger esta ayuda europea para 2018. Un total de 600.000 jóvenes se verán beneficiados por esta medida. Rivera ha confirmado que las cuentas también contienen el aumento del permiso de paternidad en una semana, hasta las cinco, y el primer paso para la equiparación salarial de Policía y Guardia Civil con un aumento de 500 millones en su masa salarial. En suma, una política presupuestariamente «más expansiva» que «vuelve a recuperar el pulso del país», respetando los compromisos adquiridos con Bruselas.

No obstante, para que este paquete se convierta en realidad es necesario el apoyo del PNV -atorado en la vigencia del artículo 155 en Cataluña- o la abstención del PSOE. Rivera se ha mostrado convencido de que a pesar de las declaraciones públicas, el grupo vasco dará su apoyo a los Presupuestos después del «cuponazo» acordado con el Gobierno y ha apuntado que espera el acuerdo en breve. «A nadie se le ocurriría dar ese "cuponazo" sin tener asegurados los Presupuestos de 2018. Solo faltaría que no los tuviera atados. Lo doy por hecho y espero que el compromiso del PNV esté en los próximos días», ha asegurado.

A puerta cerrada, el grupo vasco reconoce su interés porque en Cataluña se forme gobierno cuanto antes, el artículo 155 se retire y arranque la negociación técnica con el Gobierno. Sobre todo, por varias cuestiones de infraestructuras. Pero también reconoce ser preso de su compromiso de no apoyar los Presupuestos mientras el ciatado artículo de la Constitución se mantenga en vigor, y la detención del expresidente catalán, Carles Puigdemont, complica el nudo a corto plazo. En público, de hecho, no solo mantiene su negativa a apoyar las cuentas sino que este lunes uno de sus dirigentes las ha calificado como Presupuestos «de los recortes».

«Estamos en manos de Puigdemont porque mantiene el control de 34 escaños del Parlament. Si decide pedir asilo y alargar el proceso, será muy difícil que su partido pueda poner sobre la mesa ningún otro nombre y seguirá corriendo el plazo de dos meses para unas nuevas elecciones pero también para los Presupuestos», admiten fuentes parlamentarias.

El líder de la formación naranja ha explicado también que su acuerdo con el Gobierno ha sido posible después de mantener una conversación con el presidente, Mariano Rajoy, a finales de la semana pasada en la que le trasladó las condiciones de Ciudadanos para apoyar las nuevas cuentas: ejecución de las partidas pactadas en 2017 y pendientes de cumplimiento y el respeto al pacto anticorrupción.

Requirimientos que quedaron cumplidos el viernes con la salida de la senadora popular imputada, Pilar Barreiro, hacia el Grupo Mixto y el compromiso de Hacienda de incluir un decreto ley para el complemento salarial en la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos. A lo largo del fin de semana han estado trabajando los equipos económicos de ambas partes. «El Gobierno ha aceptado y cedido ante las exigencias de Ciudadanos» subrayó.

Rivera también ha querido poner en valor que los Presupuestos de 2018 son los primeros que cumplen por primera vez el objetivo de déficit de la UE y sacan a España del control europeo lo que significará «más autonomía». «Endeudarse más de la cuenta es malo», señaló en alusión a PSOE y Podemos, «porque nos lleva a depender demasiado de los socios europeos».