Rajoy, llega a la Conferencia de Presidentes celebrada en enero para tratar la financiación autonómica - Jaime García

El resto de comunidades piden «equidad» en la inversión

La Comunidad Valenciana, la más crítica, cree que el anuncio sería a su costa

MadridActualizado:

La lluvia de 4.200 millones de euros que ha anunciado Mariano Rajoy para Cataluña no le parece a la Comunidad de Madrid que tenga «ningún componente político». En opinión del portavoz del Ejecutivo regional madrileño, Ángel Garrido, no entiende este ingreso extra en la Generalitat como una discriminación positiva hacia aquella comunidad.

De hecho, asegura que el Gobierno central «trabaja exactamente igual que el Gobierno de la Comunidad de Madrid, destinando las inversiones a aquellos lugares donde cree realmente que se precisan».

Por eso, aseguró Garrido a preguntas de ABC, «no creo que tenga ningún componente político destinar una cantidad a un sitio u otra cantidad a otro. Nosotros no lo hacemos así y confiamos en que el Gobierno de España ocurra exactamente igual», remarcó. La razón que mueve a Rajoy a destinar esta importante cantidad de dinero a Cataluña es «el principio de interés general», afirmó Garrido, quien añadió que lo hace porque «es lo que le corresponde a esa comunidad autónoma».

Desde Galicia, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, aseguró a ABC que «el anuncio de Rajoy confirma que la recuperación económica permite reforzar las inversiones del Gobierno central y yo lo que deseo es que se cumplan en todas las comunidades, y por supuesto también en Galicia, donde se están llevando a cabo algunas muy importantes como el AVE».

Inoperancia de la Generalitat

Para el presidente gallego, sin embargo, esa partida presupuestaria aprobada para Cataluña contrasta «con la inoperancia del actual Ejecutivo autonómico, que sorprendentemente ni siquiera ha acudido al acto en el que se han anunciado estas inversiones».

En la Comunidad Valenciana, el paquete de inversiones para Cataluña ha puesto en guardia al Ejecutivo autonómico, que ha advertido de que «no permitirá que el reparto se haga a costa de la Comunidad Valenciana». Al respecto, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, reclamó al Gobierno central que distribuya las inversiones con «justicia y equidad».

Al respecto, el peso de las inversiones regionalizadas del Estado en la Comunidad Valenciana ha quedado históricamente por debajo de su aportación al Producto Interior Bruto (PIB) y a su porcentaje de población sobre el conjunto de España, en ambos casos en el entorno del diez por ciento.

Ante el anuncio de Rajoy, el presidente de la Generalitat ha expresado que le «parece bien que Cataluña reivindique lo que le corresponda, pero eso no va a ser a costa de la Comunitat Valenciana».

En esa línea, Puig recordó que la valenciana es una autonomía que ha estado «discriminada históricamente desde el punto de vista de la financiación y las inversiones», toda vez que nunca ha recibido un porcentaje superior a lo que le corresponde por población, a excepción de los años de la construcción del AVE. En ese sentido, desde las filas del PP valenciano se espera algún gesto de Rajoy el próximo domingo, cuando clausurará el congreso regional de la formación en la que resultará elegida Isabel Bonig.

El Gobierno andaluz ve «bien» las inversiones anunciadas por el presidente Rajoy en Cataluña, aunque cree que «llega tarde» y exige, además, que ello no implique «abandonar» al resto de comunidades autónomas.

«La inversión en Cataluña está bien, pero no se debe abandonar al resto de comunidades», dijo el portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, cuando fue preguntado al respecto en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

Corredor Mediterráneo

Vázquez se centró en las inversiones referidas a infraestructura ferroviaria del Corredor Mediterráneo para reclamar a Rajoy que no «enfrente» a los territorios ni «divida» a los ciudadanos con estas decisiones «precipitadas, no reflexivas», porque el Corredor Mediterráneo es un proyecto «estratégico» para muchas comunidades, entre ellas Andalucía. En este sentido, exigía que «cumpla con sus responsabilidades», porque este proyecto debería acometerse «cuanto antes y con seriedad».