El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy - EFE

Rajoy alerta de la «amenaza del populismo» y pide dignificar la política

El presidente en funciones coincide con Aznar en la inauguración del seminario «Vargas Llosa: cultura, ideas y libertad»

MadridActualizado:

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha alertado hoy sobre la «amenaza del populismo», en Europa y en América Latina, y ha pedido dignificar la labor del político y de los partidos porque lo contrario da pábulo a ese peligro.

Rajoy ha participado en la inauguración del seminario «Vargas Llosa: cultura, ideas y libertad», en la Casa de América de Madrid, con motivo del 80 cumpleaños del Premio Nobel, un acto al que también ha asistido el expresidente José María Aznar. Está previsto que más tarde intervenga también Felipe González.

Rajoy ha subrayado su compromiso con la libertad y ha recordado que él fue el primer presidente en recibir a las esposas de los presos políticos venezolanos Leopoldo López y Antonio Ledezma, a los que ha querido recordar «con afecto y solidaridad». Todo el auditorio ha aplaudido esta mención del presidente en funciones.

El presidente en funciones ha subrayado que el cambio en América Latina no será completo «sin libertad en Venezuela». En ese sentido, ha dejado claro que España «está y estará siempre a su lado» para apoyar lo que ese pueblo decida soberana y democráticamente.

Rajoy ha coincidido con Aznar en un acto público por primera vez desde el mes de diciembre. En su intervención, el expresidente del Gobierno ha advertido de que necesitamos «nuevos liderazgos capaces de ejercer una tracción social, moral y política a la altura de los desafíos que tenemos» por delante.

Aznar también ha señalado que el mundo civilizado encara un dilema esencial: «Seguir avanzando por la senda de la prosperidad, el crecimiento y la libertad, esto es, profundizar en la civilización , u optar por la parálisis, la irrelevancia y el populismo, antesala de la barbarie».

Es un dilema europeo y norteamericano, según Aznar: «Las cosas no han ido a mejor, y algo debe de haber influido una idea del mundo algo naif que desde el conocido discurso de El Cairo hasta hoy no parece haber resuelto, sino más bien al contrario, ninguno de los grandes problemas pendientes».