Activistas antisistema se plantan ante un restaurante del puerto de Palma
Activistas antisistema se plantan ante un restaurante del puerto de Palma - ABC

Radicales vascos se suman a la campaña contra el turismo

La organización juvenil de la izquierda abertzale Ernai convoca una manifestación en San Sebastián

Bilbao / BarcelonaActualizado:

La organización juvenil de la izquierda abertzale Ernai han convocado una manifestación el próximo 17 de agosto en San Sebastián, en contra del turismo, bajo el lema «Zuen turismoa gazteon miseria- Vuestro turismo la miseria de los jóvenes».

La convocatoria de esta manifestación, que se celebrará en plena Aste Nagusia donostiarra, se realiza después de que en los últimos días hayan aparecido pintadas en la Parte Vieja de San Sebastián en las que se lee «Tourist go home» (Turistas a casa).

Las reacciones políticas no se han hecho esperar. Ciudadanos , a través de un comunicado, indica que «el turismo es solo una nueva excusa para que los radicales de la izquierda abertzale continúen chantajeando y amedrentando a la sociedad mediante actos violentos», informa Efe.

La formación naranja censura la actitud de la Izquierda Abertzale y sus mensajes de odio, como «conductas que son propias de nostálgicos del pasado que solo buscan revivir épocas olvidadas».

Han extendido sus críticas a la «incomprensible postura del PNV y sus socios socialistas, que mediante la laxitud y el compadreo con éste colectivo radical» han conseguido que los extremistas actúen «como dueños de la calle» coaccionando al resto de ciudadanos, y por ello piden que se actúe y se haga cumplir la ley.

Ernai se suma así a la campaña de «turismofobia» que inició en Cataluña el colectivo radical Arran. Según informa Anna Cabeza, las alarmas saltaron el pasado mayo, cuando durante una manifestación en el barrio del Poblenou -que no tiene grandes atracciones- un grupo atacó un par de hoteles con huevos y pintura.

Poco después, los aledaños del emblemático parque Güell amanecieron con intolerables pintadas con una diana encima de un turista. A las pocas horas los grafitis desaparecieron, pero la pésima imagen de la ciudad no pudo borrarse. La aparición de mensajes de ataque al visitante se ha ido repitiendo a cuentagotas y en diferentes barrios de la ciudad pero el Ayuntamiento, liderado por Ada Colau, ha reaccionado borrándolos.

Muchos critican a Colau por su escaso apoyo a los sectores que viven del turismo: hoteles (con un nuevo plan que los veta), restauración (con restricción de terrazas) y comercio (con pasividad total con el top manta).

Con el conflicto ya en la calle, no ha sabido pararlo, lo que ha dado vía libre a los radicales. Prueba de ello son los últimos episodios de Arran: el bus turístico y las bicicletas de alquiler. La formación ya ha exportado sus ataques fuera de Barcelona. Ayer se supo que en Palma de Mallorca llegaron a atacar yates y un restaurante, en otra acción «turismofóbica».